A 40 años del asesinato de John Lennon siguen las dudas: ¿por qué lo mataron?

Música

A 40 años de la muerte de John Lennon, las motivaciones del asesino Mark Chapman siguen siendo objeto de debate.

El 8 de diciembre de 1980 en la ciudad de Nueva York, Mark Chapman descargó cinco disparos contra John Lennon, quien murió minutos más tarde camino a un hospital. A 40 años del asesinato del músico, las motivaciones del homicida siguen siendo motivo de debate y teorías conspirativas.

Pese a otras hipótesis que circulan hace años en Internet donde se pueden encontrar versiones sobre la "conexión extraterrestre" del asesinato, o incluso especialistas que ponen en duda que Chapman haya sido el verdadero tirador, a través de los años la teoría de que el homicida actuó bajo órdenes de la Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) ha cobrado fuerza.

La investigación más acabada sobre esta hipótesis la llevó adelante el periodista estadounidense Fenton Bresler en su libro “¿Quién mató a John Lennon?”. Allí, Bresler sostiene que el asesino Chapman no era para nada un fanático admirador del músico como se señaló en el informe oficial, sino un agente externo de la CIA reclutado a través de la Asociación Cristiana de Jóvenes.

Chapman partió a los 19 años al Líbano a través de dicha asociación cristiana como voluntario durante la guerra civil en ese país, pero habría sido huésped de un campamento de la inteligencia norteamericana, sostiene el periodista. Allí fue presuntamente sometido a terapias de hipnosis y experimentos de “lavado de cerebro” con drogas en el marco del programa secreto “MK Ultra” que una comisión investigadora del Congreso reveló como cierto en 1975.

El propio Chapman declaró en el juicio tras la muerte de Lennon que una voz en su cabeza le había dicho: “hazlo, hazlo, hazlo”, segundos antes de apretar el gatillo. La conexión con la CIA plasmada en el libro también señala los vínculos de la organización cristiana “World Vision” -que Chapman integró- con la agencia, y plantea el interrogante sobre cómo el asesino logró atravesar varios aeropuertos portando el arma con la que le quitó la vida al ex Beatles.

Lo cierto es que los últimos años de vida de John Lennon habían estado signados por su activismo y compromiso político, convirtiendo al músico en un personaje incómodo para el Gobierno de EE.UU.

Archivos desclasificados de la Oficina Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) demuestran que Lennon era objeto de seguimiento y espionaje. Su oposición a la Guerra de Vietnam, la cercanía que mostró con grupos como las Panteras Negras, y el apoyo que brindó a distintos conflictos sindicales en EE.UU. lo habían colocado en la mira de la administración del entonces presidente republicano Richard Nixon, que intentó deportarlo en varias ocasiones y puso obstáculos a la obtención de su residencia legal en el país.

Temas