Santiago Motorizado: de grabar Okupas en VHS a hacer el soundtrack de la serie

Música

El cantante de "Él Mató a un Policía Motorizado" habló con minutouno.com de su presente artístico, muy vinculado a la serie.

A principios del milenio, Santiago Motorizado (que en ese entonces todavía no tenía este nombre artístico y recién pasaba la barrera de los 20) fue uno de los tantos jóvenes a los que la serie Okupas sorprendió y gustó de gran forma. Veinte años después, no solo versionó canciones de su grupo Él Mató a un Policía Motorizado para el soundtrack de la llegada de la serie a Netflix, sino que en forma solista compuso nuevas canciones que sonaron en la ficción, integrarán su álbum conceptual “Canciones sobre una casa, cuatro amigos y un perro” y tocará en el teatro Coliseo.

En diálogo con este portal, el artista habla en profundidad de los orígenes de su relación con la serie y de su presente artístico.

¿Viste Okupas cuando fue emitida originalmente?

- Yo soy muy fan de Okupas. Vi la serie cuando se estrenó en canal 7. La agarré empezada igual, en el capítulo 4, que es cuando arranca el conflicto y sucede la escena icónica de Rodrigo de la Serna entrando en Dock Sud. La agarré antes igual: me acuerdo cuando el Pollo (Diego Alonso) va a reclamar plata con Walter (Ariel Staltari) y empieza a pelearse con el Negro Pablo (Dante Mastropierro). Ahí, cuando la puse la dejé y dije ‘¿qué es esto? Qué raro’, porque era muy real la forma de hablar del Negro Pablo. Me costó unos segundos entender y ahí me enganché para siempre. Después cuando la repitieron en Azul Televisión y América la grabé en VHS. Ahí la miré un montón de veces. Me puse feliz cuando Bruno Stagnaro me convocó para hacer estos reemplazos obligados de algunas canciones. Feliz de la vida de repente de ser parte de Okupas.

¿Encontrabas algún hilo conductor entre el estilo de la serie y tu música?

- Sí. Descubrí que Bruno Stagnaro era seguidor de Él Mató, le gustaban las canciones. Primero que me encantó desde lo personal. Después, él eligió canciones de los primeros discos, donde hay cierta cosa urgente, media desprolija, que encajaba bien con la estética de Okupas. Esos discos estaban más cerca de la serie a nivel temporal. También hay una cosa de las letras, los paisajes urbanos que estaban más presentes en los primeros discos y que conectó con Okupas. De alguna manera, Okupas fue en parte inspiración de esos primeros años de Él Mató, que arrancó un año después de las repeticiones de la serie. Era un universo muy presente, en mí y el resto de los integrantes de la banda.

El 15 de octubre sale “Canciones sobre una casa, cuatro amigos y un perro”: ¿qué me podés contar sobre este álbum?

- Primero salió “Unas vacaciones raras”, que son las canciones que Bruno eligió de Él Mató, de las que hicimos reversiones y agregamos una canción nueva que es “La otra ciudad”. Y toda la música que Bruno me propuso componer originalmente para Okupas, que hice en formato solista, obviamente acompañado por Felipe Quintans que hizo de ingeniero de grabación, de músico y me ayudó a producir todas las canciones que van a ser parte de “Canciones sobre una casa, cuatro amigos y un perro”. El álbum nació para acompañar las escenas de Okupas y se convirtió en una obra heterogénea, que mezcla muchos géneros. Estoy muy contento, quiero mostrarlo porque quedó algo extraño en el buen sentido, muy lindo y que va saltando del rock a la cumbia, el folklore, el tango. Y eso me entusiasma mucho. Ya salió como adelanto “Tonto corazón” y ahora va a salir “Polvo de estrellas”, que también tiene que ver con eso.

Tonto Corazón

¿Cómo fue para vos el proceso de canciones como “Tonto corazón” desde lo compositivo, sonoro y vocal, teniendo en cuenta que son otros géneros, otros sonidos, distintos a los que uno quizás relaciona más con vos?

- Fue muy divertido. Obviamente fue un desafío. Por más que sea música popular y de manera directa o indirecta sea parte de nuestras vidas, tuve que hacer un poco de investigación, sumergirme de lleno en el género, sobre todo porque narrativamente la serie pedía que en algún momento suene cumbia con todas las características que eso significa. Hice un trabajo desde la estructura de las canciones. Y después es probar secuencias de acordes, melodías, letras. La verdad que la inspiración de Okupas, sabiendo que iba a ser parte de algo tan genial como Okupas, primero me sirvió de mucha inspiración y como para animarme, que era la otra parte. Animarme a hacer algo tan extraño para mí. Todo eso me llevó a poder concretarlo.

El 29 de octubre tocás en el Teatro Coliseo: ¿qué me podés adelantar sobre esta fecha?

- Primero fue un desafío hacer esta música para Okupas y meterme en estos nuevos géneros. Ahora el desafío es ejecutarla en vivo. La verdad que eso va a estar divertido. Habrá muchos invitados, vamos a variar mucho de banda también para abordar bien cada género. Creo que va a suceder una sola vez, así que queremos prepararlo bien con mucho cariño y dedicación. Todavía le estamos dando forma. La idea es que estén todos los invitados que estuvieron en el disco, que son muchos. Y también algunos actores ya dieron el Ok para hacer apariciones sorpresas. Esperemos que sea una noche hermosa.

¿Habrá en ese show canciones de “Unas vacaciones raras” de Él Mató?

- En el Coliseo voy a tocar “Canciones sobre una casa, cuatro amigos y un perro”. Las canciones de Él Mató las presentaremos en algún momento cuando vuelva Él Mató. Estamos expectantes de volver en un contexto que sea lo más parecido posible a los viejos shows donde había baile, abrazos, cantos. Siento que con Él Mató tocar en este contexto de distanciamiento…se rompe un poco la esencia de lo que es un show de Él Mató en vivo. Por ahora podemos esperar un poco más. No sé cuánto vamos a esperar y no sé si el día que estoy esperando va a llegar algún día. En el proyecto de Santiago Motorizado no encaja mal que la gente esté sentada. Sucede en otro ritmo y está todo bien. Lo del Coliseo sería eso: estas otras canciones que compuse para la banda sonora de Okupas.

Temas

Dejá tu comentario