Hizo todo por romper el récord de lolas y casi se muere

14 de julio de 2010

La brasileña Sheyla Hershey estuvo muy complicada de salud cuando se realizaba una nueva operación para aumentar su busto. Ahora, podrían sacarle hasta sus atributos naturales.

La brasileña Sheyla Hershey, de 30 años, se sometió a una nueva operación para aumentar el tamaño de sus lolas que la dejó en un estado de salud crítico, informó su represententante desde su sitio web, Sheylahersey.net.


 


Al parecer, Hersey, quien reside en Houston, Texas (Estados Unidos), quería romper el récord mundial de tamaño de busto, a pesar de que ya tenía un galón de siliconas en cada implante mamario. La mujer ganó el título en febrero de 2009, después de un arduo proceso en el que pasó 30 veces por el quirófano.


 


Pero además de avocarse a la carrera de ser la más pulposa de las modelos, Hersey se dio un tiempo para la maternidad en octubre del año pasado, cuando nació su primera hija. Para su gran retorno, este año, la rubia había decidido superar su propia marca personal.


 


Con eso en mente, el mes pasado entró al quirófano. Sólo unos días más tarde surgieron las primeras complicaciones, por las que tuvo que ser operada de urgencia. Los médicos deslizaron la posibilidad de remover los implantes así como el tejido mamario original por miedo a que la infección se extienda a su sangre.


 


"Tuve una fiebre muy alta y fue muy doloroso. No podía respirar, fue terrible. Estaba en la cama todo el día, no me podía parar", comentó la mujer antes de entrar al quirófano. Hersey ya gastó más de 60 mil dólares en sus cirugías, pero la última no fue muy exitosa.