Se entera en un "reality" que su cuñado mató a su hija

11 de octubre de 2010

Una mujer decidió presentar el caso de su hija desaparecida en un programa de TV y en vivo le dieron la terrible noticia.

Conmoción en Italia. Una mujer decidió acudir al programa de televisión Chi l’ha visto? (¿Quién lo vio?), luego de que la Policía no le diera respuestas certeras sobre el paradero de su hija adolescent,e desaparecida el pasado 26 de agosto.

Anoche, mientras realizaba un móvil desde la casa de su cuñado, Concetta Serrano recibió la noticia de que el hermano de su marido había confesado ante las autoridades la autoría material del asesinato de su hija, Sarah Scazzi.







Frente a la inesperada noticia, Serrano alcanzó a sorprenderse y deslizó en voz baja: “No lo puedo creer. No puede ser”. Todo, claro, en vivo y en directo y desde la cocina del asesino de su hija.


 


El polémico caso

Sarah Peggio había desaparecido el pasado 26 de agosto cuando se dirigía al domicilio de su tío, Michele Misseri, para pasar a buscar a su prima Sabrina y disfrutar junto a ella de un día de playa.


 


Desde la desaparición, la Policía analizó cientos de hipótesis dentro de las que se destacaban la necesidad de la joven de huir de su casa y hasta se analizó la posibilidad de que haya desaparecido junto a un hombre.


 


Sin embargo, la atención de las autoridades se centró en Misseri luego de que el hombre se acercara al juzgado con el celular de la joven desaparecida. Según relató en ese momento, lo había encontrado roto y en el campo.


 


Luego de que su hija, Sabrina, le confesara a su madre que ella sabía que quien había asesinado a su prima había sido su propio padre, la Justicia ordenó un exhaustivo interrogatorio en el que Misseri se quebró y finalmente confesó el crimen.



“La estrangulé con una cuerda mientras se encontraba de espaldas y abusé de ella cuando ya estaba muerta”, confesó finalmente ante la Policía Misseri. El asesinato se perpetró en el garage del hombre luego de que la adolescente se resistiera, por décima vez, a mantener relaciones sexuales con su tío.

“No estoy de acuerdo con la pena de muerte, mi padre tiene que pagar todos los días y poco a poco. La pena de muerte es demasiado fácil”, disparó conmovida Sabrina, hija del asesino y prima de la víctima.