"Néstor iba a ser maestro, pero lo bocharon"

31 de octubre de 2010

El ex presidente se decidió por Derecho luego de que no pudiera seguir como docente porque "no se entendía bien cuando hablaba".

Juan Carlos De Ramps fue quien, a bordo del Peugeot 405, trasladó los restos de Néstor Kirchner desde el aeropuerto hasta el cementerio local de Río Gallegos. El conductor, lejos de pertenecer a una comitiva distante, conocía muy bien al ex mandatario.

Su hermana, Estela De Ramps, había asistido al colegio con el fallecido diputado y le contó a toda su familia los inicios de Kirchner en la adultez. “Iba a ser maestro, pero lo bocharon porque no se entendía bien cuando hablaba. Ahí decidió ser abogado”, recuerda el conductor en una entrevista concedida al diario Crónica.

Sobre el último traslado del cuerpo, De Ramps tiene varios recuerdos. Emotivos y caóticos. “Haber sido el chofer del coche fúnebre de Kirchner fue como un trofeo, como cuando el cazador caza a la presa”, describe el conductor que, lejos de la emoción, se manifiesta enojado porque le “destruyeron” el auto.

“Hasta el puente fue un lujo. De ahí en adelante una hecatombe. Saqué el cambio del auto y le pedí a los que venían atrás que lo empujen, para evitar lastimar a alguien”, resalta.