Apelan sobreseimiento a Fernando de la Rúa

Por: Télam
11 de noviembre de 2010

Familiares de los víctimas del 19 y 20 de diciembre de 2001 insistirán en la Justicia por la responsabilidad del ex presidente.

Los familiares de las víctimas que murieron y resultaron heridas el 19 y 20 de diciembre de 2001, durante la represión que precedió la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa, apelarán ante la justicia el sobreseimiento al ex jefe de Estado.

El abogado Rodolfo Yanzón anticipó que “las partes acusadoras interpondremos recurso de casación contra esta resolución lo que demandará meses” y opinó que “el transcurso de casi nueve años desde los hechos deja en claro la indebida dilación en juzgar a los responsables”.

El letrado afirmó que “no sorprende” la decisión de la Sala II de la Cámara Federal que ayer ratificó el sobreseimiento de De la Rua “si se tiene en cuenta que ese mismo tribunal hace años ha dado muestras de su decisión de desligarlo del proceso”.

Yanzón explicó que “en su voto, los jueces (Martín) Irurzún y (Eduardo) Farah sostuvieron que De la Rúa no se encontraba en posición de garante por el hecho de haber dispuesto el estado de sitio y que funcionarios de menor rango quedaron a cargo del operativo de seguridad implementado para que los manifestantes no se acercaran a la casa de Gobierno”.

“Lo que sí sorprende, y con cierta satisfacción, es el cambio del juez (Horacio) Cattani, quien en voto minoritario opinó, de acuerdo con las partes acusadoras, por el procesamiento del ex presidente, porque entendió que sí se encontraba en posición de garante y debió haber tomado medidas para evitar lo sucedido”, sostuvo Yanzón.

Por el hecho ya se encuentran en etapa de juicio oral y público, aunque aún no tiene fecha de iniciación, el ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos, el ex Superintendente de Seguridad Metropolitana, Raúl Andreozzi, el ex Director General de Operaciones, Norberto Gaudiero y el ex subsecretario de Seguridad de la Nación, Enrique Mathov.

En todos los casos fueron procesados por los homicidios "culposos" (imprudentes o negligentes) cometidos el 20 de diciembre de 2001, que damnificaron a Diego Lamagna, Marcelo Riva, Carlos Almirón, Gustavo Benedetto y Alberto Márquez y lesiones a un “importante número” de víctimas.

Los querellantes y el fiscal pedían el procesamiento de De la Rúa porque, al disponer el estado de sitio horas antes de los incidentes, asumió la “condición de garante” en relación al accionar policial, mientras que la defensa del ex presidente sostenía que "no podía ser responsabilizado por sus funciones" y que la seguridad estaba delegada en el ministro del Interior, en referencia al fallecido Ramón Mestre.