Berlusconi, sin fueros, a un paso de los juicios

Por: EFE
13 de enero de 2011

El máximo tribunal italiano eliminó artículos de una ley en la que el primer ministro se amparaba.

El Tribunal Constitucional italiano invalidó parcialmente la ley del legitimo impedimento, a la que se había acogido el primer ministro Silvio Berlusconi en reiteradas ocasiones para no acudir a declarar en los procesos judiciales que tiene pendientes.



Con este fallo, el Alto Tribunal elimina algunos de los puntos e interpreta otros del "escudo judicial" con el que Berlusconi se protegía para aplazar las vistas en las que está imputado por corrupción en acto judicial y fraude fiscal: el "caso Mills" y el "caso Mediaset", respectivamente.



Entre los puntos declarados inconstitucionales destaca la obligación por parte del juez de aplazar las audiencias hasta seis meses cuando el mandatario o los ministros alegaban un legítimo impedimento contemplado por la norma.



El Tribunal deja así a discreción de los magistrados evaluar en cada caso si existe o no un legítimo impedimento.



Asimismo, precisa que la legitimidad del impedimento dependerá de si los magistrados pueden verificar la imposibilidad de aplazar el compromiso institucional, siempre y cuando exista un equilibrio entre las exigencias jurisdiccionales, el ejercicio del derecho a la defensa y la tutela de las funciones del Gobierno.



De este modo, el Tribunal abre la puerta a la reanudación de los procesos en los que Berlusconi está imputado por corrupción en acto judicial y fraude fiscal, el "caso Mills" y el "caso Mediaset",


respectivamente, suspendidos a la espera del fallo del Constitucional.



En ambos procesos, Berlusconi se acogió a un "legítimo impedimento" para no acudir a las vistas, lo que llevó a los respectivo tribunales a pedir la intervención del Constitucional, al considerar que la norma violaba dos artículos de la Carta Magna.