Archivaron la causa que buscaba saber quién encendió la bengala

02 de marzo de 2011

A pesar de testimonios, peritajes y escuchas no fue posible identificar al responsable.

La causa judicial que intentaba identificar a la persona responsable de encender la bengala que originó la tragedia de Cromañón, donde murieron 194 personas el 30 de diciembre de 2004 durante un recital de Callejeros, fue archivada por el juez de Instrucción Alberto Baños.

La medida fue dictada ante la falta de "elementos de prueba que permitan involucrar a persona alguna con el encendido del elemento pirotécnico", tras las medidas de prueba ordenadas. En la causa se investigó a dos grupos de seguidores de Callejeros, pero sin resultados.

El juez ordenó escuchas telefónicas sobre "El Fondo no fisura" y "La familia piojosa", dos agrupaciones que seguían a Callejeros. Algunos de sus integrantes declararon como testigos en el juicio y a partir de las grabaciones de las audiencias Baños ordenó a la Dirección de Individualización Criminal de la Policía Federal un cotejo de sus rostros con los tres identikis que había en el expediente, confeccionados por testigos del hecho.

"Pese a las innumerables medidas probatorias dispuestas por el tribunal –intervenciones telefónicas, peritajes, declaraciones testimoniales, tareas de inteligencia, careos- entre otras tantas, de momento no existen elementos de prueba que permitan involucrar a persona alguna con el encendido del elemento pirotécnico", resolvió el magistrado.

La tragedia de Cromañón ocurrió luego que una persona subida a los hombros de otra manipulaba una bengala que arrojaba "bolitas" de colores en el inicio del recital de Callejeros, según el relato de los sobrevivientes que declararon en el juicio y vieron la escena.

Una de las esquirlas incandescentes se impregnó en la media sombra del techo, que provocó la emanación de gases tóxicos y terminó con la vida de 194 personas y heridas en otras mil que no pudieron salir del local porque la puerta de emergencia estaba cerrada con candado y las otras vías de escape resultaron escasas porque en el boliche había el triple de personas de su capacidad.

La defensa del ex gerenciador de Cromañón, Omar Chabán, condenado a 20 años de prisión, exculpó de responsabilidad a su cliente y sostuvo que los culpables fueron las personas que arrojaron la bengala.

El Tribunal Oral Criminal 24 también condenó al ex subcomisario Carlos Díaz y al manager de Callejeros, Diego Argarañaz, a 18 años de prisión, y absolvió a los músicos de la banda.

El veredicto fue apelado a la Cámara Nacional de Casación Penal que se encuentra en el tramo final del análisis de la prueba –este jueves termina de escuchar los fundamentos de las partes– para resolver si confirma o revoca la decisión.