Cinco motivos para amar a "Tiempos compulsivos"

17 de octubre de 2012

Hoy es día de unitarios y ficciones en la tele. Lejos de lo mediático hay programas como éste, en combinación perfecta de actuaciones, libro y dirección.

1 - Los actores. Siempre las actuaciones son un gran motivo para amar un programa o cualquier espectáculo. Acá se sacan chispas y logran composiciones buenísimas pero básicamente distintas a otros personajes que les tocaron.

2 - De la Serna es un psicópata importante, en un personaje con varias capas y de gran laburo de composición. Gloria Carrá también está distinta a todo lo que le vimos como una mujer con personalidades múltiples. Peterson se aleja de sus personajes cómicos y está genial.

3 - Guillermo Arengo es una gran revelación; Pilar Gamboa se luce; Paola Krum deja de lado la herína tradicional y se la juega hasta en los detalles del papel; Fernán Mirás brilla; Marilú Marini juega brillante la relación con De la Serna.

4 - El otro gran factor es el guión de Javier Daulte, quien a diferencia de Para vestir Santos donde mezclaba más los géneros, acá se mete en lo dramático al filo de que duela realmente sin perder un segundo de verosimilitud.

5 - Por último, Daniel Barone sigue siendo el gran director que Suar tiene en Pol-ka. Su manera de contar las ficciones televisivas lo recortan lejos por sobre muchos buenos colegas. Hace cine en cada toma y juega con todos los recursos. Los personajes a cámara relatando en paralelo la historia le terminan de crear el clima para un ciclo adulto, seguramente menos masivo que otros, pero de calidad perfecta.