Una modelo denunció por violencia de género al fotógrafo de Candelaria Tinelli

20 de julio de 2017

Azul Amancay Wagata denunció a Max Chinasky de amenazarla, torturarla y maltratarla. Él fotografía con frecuencia a Candelaria Tinelli.

La joven modelo Azul Amancay Wagata hizo públicas en Facebook amenazas y situaciones de violencia que sufrió de parte de Bruno Giacco, más conocido como Max Chinasky, fotógrafo habitual de Candelaria Tinelli.

 

      Embed
 

Azul y Chinasky salieron seis meses. "El nivel de manipulación (de Giacco) fue llegar a decirme que tenía un tumor en la cabeza después de que se chiflo en una sesión de fotos donde habían otras dos modelos. Estaba todo mal con que yo fuera modelo de fotografía y desnudo, siempre me recriminaba que yo me regalaba, que me iba a dejar porque no soportaba que yo fuera tan puta, promiscua y pendeja, me hizo abandonar una sesión de fotos con un fotógrafo ahora amigo diciendo que iba a tirar las cosas que yo tenía en su casa", aseguró la modelo.

 

      Embed
 

"Yo te jodo lo que quiero mami. Vos no me vas a decir que hacer. Y por más que me bloqueas de todos lados. Voy a convertirme en tu pesadilla. Vas a pasarla muy mal cada vez que ves una foto. Borrate de Internet. Porque aunque tenga que morirme en el intento. Te voy a arruinar", le habría dicho por el chat de Facebook.

 

En un mail, le dijo: "Terminaste de cortar conmigo y hablaste con Malen, por eso me das asco, por eso en lo único que sos mayor es GARCHAR. No existís en el resto de la vida. No sos NADA. Solo sos un MUY buen pete, una piba que nada a saber que te ha pasado que naciste para satisfacer necesidades sexuales y no te da la nafta para hablar por teléfono porque sos una PENDEJA de 18 años".

 

Giacco se defendió a través de su cuenta de Instagram: "No vengo a justificar lo indefendible. Solo quiero decir a quienes no me conocen y me acusan, que siempre me comporté de diez con quienes he trabajado, y que cada quien que se desnudó ante mí cámara lo hizo como una persona libre. A quienes me dicen que me hago el FEMINISTA se equivocan también, jamás me hice el feminista y menos de esta época. A los ciegos que al no ver, podrían pensar un poco más, he visto a esa mujer después de decirle lo que le dije presentándose en la puerta de mi casa. Aclaro que no somos vecinos, vivimos a más de 50km de distancia. El daño fue MUTUO, y fue consecuencia de una relación tóxica, que nada tenía de sana. En la que los dos fuimos juez y parte. La única diferencia es que yo no hice pública su violencia. Ya bastante mi boca ha escupido palabras indefendibles, como para que le agreguen al cuento más contenido. Gracias, Bruno".


Temas