Otra denuncia contra Ari Paluch: "Cuando quedé embarazada le gustaba más acosarme"

24 de octubre de 2017

Verónica Albanese fue locutora de Ari Paluch y según su denuncia el periodista la echó cuando estaba embarazada de cinco meses porque llevó puesto "un enterito". El calvario de la mujer que tenía que dar "vueltitas" para Paluch.

Crecen las denuncias contra Ari Paluch, quien fue apuntado como acosador sexual por diversas mujeres del medio: sonidistas y locutoras lo acusan de acosarlas sexual y laboralmente.

Una de las denuncias más fuertes es la de Verónica Albanese, quien fue locutora de Paluch en 2000 y según su denuncia la echaron cuando estaba embarazada de cinco meses porque llevó puesto “un enterito”. “Me dio una sensación de felicidad que otras locutoras se animen a contarlo. Me da pie de gallina que a todas la haya pasado lo mismo”, remarcó.

La primera entrevista, el principio del calvario

Albanese relató que cuando fue citada para la entrevista con el periodista, él la esperó en un champagne con velitas. “Cuando él me cita para entrevistarme me dijo que tomemos un café y no era un café era una champañera con velitas”, detalló.

“Y después todo empeoró: cada día tenía que dar la vueltita…todos le decía que pare…”, agregó con mucho dolor en diálogo con LAM.

veronica_albanese.mp4

“Me echó embarazada de cinco meses”

La locutora detalló que terminó mal su vínculo laboral con Paluch. Embarazada de cinco meses fue despedida. “Un día me fui con un enterito, un jardinero de embarazada, y me dijo ‘no, no, ya está, sos una embarazada cualquiera, no vengas más’".

“Yo lo denuncio porque él me echa embarazada de cinco meses, pero nadie de todos los que trabajaban salió de testigo y perdí el juicio que le inicié, por eso me duele tanto este tema”.

veronica_albanese2.mp4

Los acosos constantes

Vanesa relató los peores meses de su vida en la radio junto a Paluch y cómo todo empeoró cuando quedó embarazada: “La pude llevar hasta que quedo embarazada, y a él como que le gustaba más, siempre me decía ‘qué bueno embarazada, mirá qué linda’”.

“Algo muy perverso y, de inocente, uno siempre sigue trabajando, porque se valora el trabajo. Y todos alrededor diciéndole ‘basta, pará, está embarazada, no la jodas más’. Yo sentía que lo podía ir llevando hasta que llegó un momento en que yo estaba embarazada de cinco meses y él todos los días me jodía con la panza, me decía ‘seguí vistiéndote así, mejor, cuánto más provocativa mejor’”, completó.

veronica-albanese-3

Temas