Las fotos sexies de Viviana Canosa en México

30 de noviembre de 2017

La periodista viajó a México junto a Alejandro Borensztein y su hija Martina. Postales desde la playa y mensajes de amor.

Viviana Canosa disfruta de un viaje a México junto a su pareja Alejandro Borensztein y su hija Martina, de cuatro años.

La conductora publicó varias fotos de su estadía, y además le dedicó un gran mensaje de amor a su pareja. “Gracias por todo lo que me dijiste esta mañana, y por cada TE AMO! Satisfacción vital… Siempre se está a tiempo de dar un giro al propio destino #Amor #Pasion #Deseo Ahora mismo aquí lo único que hay es mi vida y tú vida”, expresó en una postal en la que se la ve abrazada a Borensztein.

Canosa recorrió Playa del Carmen, Cancún, y otras playas de la Riviera Maya, y se sacó varias selfies sexies, además de mostrar las travesuras de su hija en la arena.

Embed

Ponerle pasión a todo.. por menos importante que parezca!! #Vacaciones #Mexico❤️ @luzdemaroficial @herbyluzdemar

Una publicación compartida por Viviana (@vivianacanosaok) el

Embed

#BudismoZen Solo con mirarla.. me pierdo en ella.. me encuentro con ella!! #Om #FactorMartina @luzdemaroficial #caribemexicano

Una publicación compartida por Viviana (@vivianacanosaok) el

Embed

Pasa el tiempo.. y siempre me permito ver y sentir cosas nuevas!! @aloudoficial

Una publicación compartida por Viviana (@vivianacanosaok) el

Embed

#UltimoDiaDeSpa Logistica2018 en marcha!! #2018 proyectos.. emprendimientos Que se viene????

Una publicación compartida por Viviana (@vivianacanosaok) el

Embed

Mírala, parece normal... Hasta que la mires de cerca, y de repente te estremezcas al mirar en sus ojos la luz que emana su alma magnética. Yo la vi saliendo entre las ruínas en las más duras batallas, la vi lamiéndose las heridas y acariciando sus cicatrices, que la recordaban que siempre será más grande que el dolor. La vi bailando sobre las aguas que la invitaban a hundirse en el abismo, una y otra vez. La vi nadar a contracorriente hasta naufragar...y comprendiendo que la isla siempre será ella misma y que nada que esté realmente vivo se deja arrastrar por la marea. La vi riendo a carcajada limpia de la vida y también la vi llorar lágrimas con todos los párpados del mundo lloviendo en ellas. La vi loca de amor y cuerda de miedo. La vi incendiada de pasión y congelada de tristeza. La vi perderse de sí misma mucho tiempo escuchando los juicios y sentencias de otros hasta que decidió la sordera selectiva. La vi morir y la vi resurgir de las cenizas, la vi cantando fracasos con letras de sabiduría. Sus ojeras eran malvas que la hacían madre, poeta; sus arrugas eran rayos de Sol que la hacían hija de la tierra. La vi abrazando a las estrellas y aullando a la luna. La vi trepando los árboles y volando con las águilas. La vi en las flores y en las abejas. La vi gritando en medio de las multitudes "¡Libertad!". La vi revolcándose en la tierra y avivando las hogueras. La vi en el subsuelo más profundo del alma abrazada a las raíces y también en la cumbre solitaria lanzando a sus más temibles pesadillas al vacío y despojándose del cemento que la sociedad dejó impregnada en su alma. La vi despeinada y con insomnio crónico por despertar sueños, abrazar almas, acunar hijos y amasar poemas. La vi aislada de las mentes cuadradas, señalada, juzgada, amada, envidiada, incomprendida, admirada, la vi lanzando semillas en los desiertos, antorcha de luz en mano en las noches oscuras hasta calcinar todo lo que no tenía alma. La vi hablando con los pájaros y conversando con las piedras. La vi Loca en un mundo que delira entre flores sintéticas, una criatura salvaje que camina ingeniosa entre la gente, frágil como mariposa, fuerte y recia como los olivos. Sigue.......

Una publicación compartida por Viviana (@vivianacanosaok) el

Temas