-

-

-

Cande Vetrano y Felipe Colombo: cuánto saben de "Los martes, orquídeas" y qué les regaló Mirtha Legrand

02 de junio de 2018

Los actores protagonizan la versión teatral de "Los martes, orquídeas", película que llevó a la fama a la diva de los almuerzos.

Tras dos meses de ensayo, este viernes se estrenó “Los martes, orquídeas”, la remake en versión teatral de la épica película que catapultó a la fama a Mirtha Legrand. La obra está protagonizada por Candela Vetrano y Felipe Colombo y en Tarde Xtra por C5N contaron intimidades de la obra y se animaron a un divertido ping-pong.

Embed

Al ser consultada sobre qué se siente interpretar el mismo papel que Mirtha, Cande fue sincera: “No tengo presión porque hago un personaje que hizo ella, las dos somos actrices y cada una le pone su impronta. Ella es inigualable. Esta película se hizo hace 78 años, ahora es una obra de teatro. Mirtha tenía 14 años, parecía más grande por el look”.

cande-mirtha.jpg

Hace dos meses que la actriz decidió teñirse el pelo de rubio platinado para darle vida a Elena Acuña: “Mirtha es rubia y fue un homenaje. Además, tenía muchas ganas de hacerlo en algún momento de mi vida y fue la excusa perfecta”.

Para sus personajes, Cande y Felipe tuvieron que modificar además su forma de hablar y sus actitudes físicas. Para que la obra logre el efecto de estar en los años ’40 hubo una gran inversión en cuanto a vestuario, peinados y escenografía, que se puede disfrutar en el Centro Cultural 25 de mayo.

El regalo de Mirtha

De la ficción a la realidad: la experiencia de Cande con un fan

Tal como le pasa a su personaje, Vetrano tuvo una especie de admirador que le enviaba flores, pero la situación se transformó en un acoso: “Me pasó algo aterrador: estaba haciendo una obra y me mandaban flores al teatro con frases como ‘te quiero pecas’, fue border. Llamé al lugar de las flores para ver quién era, yo estaba de novia y no daba. Me dijeron el nombre, lo busqué por Facebook y era un loco que subía videos míos. Flasheaba que había una historia porque me hablaba con confianza”.