-

Hernán Lambertucci, finalista de "Bake Off": "La pastelería es mi cable a tierra"

24 de junio de 2018

Este domingo es la gran final de "Bake Off" y Hernán, uno de los dos finalistas, contó cómo vive la gran expectativa por saber si es el ganador del reality de pastelería.

Fue en una cena de Nochebuena cuando su mamá, Silvia, le comentó que estaban buscando participantes para Bake Off, la versión argentina del reality de pastelería que es furor cada domingo a la noche en Telefe. Hernán Lambertucci es licenciado en administración, tiene 38 años y empezó a cocinar casi como jugando en su niñez. Hoy es el finalista del programa que promedia los 15 puntos de rating y suele ganarle a Periodismo para todos cada semana.

hernan-bake-off (1).jpg

“Desde los cuatro años me metía en la cocina y le pedía a mi mamá que me diera algo para hacer”, recuerda Hernán. Con la pastelería comenzó en su adolescencia “por cuestión de supervivencia”: “Siempre fui muy goloso y dulcero y me gustaba hacer los postres a mi manera”, cuenta a este portal mientras rememora aquel turrón turco con avena y galletitas que le cocinaba su abuela cuando tenía 12 años.

“La pastelería es mi cable a tierra”

Ante la falta de YouTube, estaban las revistas, el único canal de cocina que había era Utilísima: "Por suerte ahora los prejuicios cambiaron, pero en esos años era ‘un canal de mujer’ y me cargaban”, contó Hernán, quien todavía guarda una carpeta con recortes de recetas sacados y papelitos con los paso a paso.

hernan.jpg

Su hobbie tomó cada vez más importancia en su vida al punto que se convirtió en su cable a tierra: “Si estoy cruzado tengo que cocinar algo”, reconoce Lambertucci, que se recibió en un colegio técnico industrial y estudió administración porque en ese entonces “no había tanto acceso a escuelas para ser cheff y nadie vio en mi esa vocación”.

hernan-bake-off.mp4

Entrar a Bake Off no le fue fácil: “En el casting pedían un video y me daba mucha vergüenza. Mi novia me insistió y se dio. Vinieron unos amigos a casa y les cociné lemon pie, que es mi caballito de batalla. Tardé siete horas en hacerlo mientras me filmaban. Fue una experiencia muy cómica. El mismo día que lo mandé me llamaron de la producción porque les había gustado mi perfil y cómo me había desempeñado ante cámara”.

Hernán fue uno de los 12 pasteleros que entraron al reality. Este domingo, junto a Gastón se disputarán la gran final y la repercusión en las redes se divide entre #TeamHernan y #TeamGaston, pero entre ellos, lejos de haber una competencia, hay una gran amistad.

“Mi punto fuerte son los sabores, el de Gastón, la estética”

hernan-bake-off (2).jpg

“La principal diferencia con Gastón es que mi punto fuerte son los sabores, mi talento está en eso. Él es una persona más visual, más detallista y su fuerte es la estética. Es una persona a la que admiro, es un fenómeno y se lo dije desde el primer día. A sus 20 años la tiene muy clara en cosas que yo no tengo idea”, describe Hernán, consciente de que será el jurado quien decidirá su futuro.

Reconoce que la gran mayoría de las cosas que hizo en el programa jamás las había hecho debido a su “pastelería básica”: “Lo más difícil fue la torta Balcarce, que me pasó de todo, y la torta escondida. Había que saber bien qué elegir y decorarlo para que quede lindo. No se podía fallar, había que demostrar por qué llegaste a la final”, reconoce Hernán pero rescata el arroz con leche y el mouse de maracuyá como los postres con los que más cómodo se sintió.

hernan 1.mp4

Al respecto, no duda en referirse a Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar como “unos fenómenos”: “Me sorprendí mucho por la humildad y la cercanía que tuvieron con todos, marcando los errores para que podamos aprender”, rescata Hernán de su experiencia con el jurado y enfatizó en el ida y vuelta de malas palabras que solía tener con Christophe: “Siempre valoré que diga las cosas que piensa sin pelos en la lengua. Tuvimos un intercambio particular que se dio en cámara, como un juego. Fui el que más putió, mis puetadas en cámara son una marca registrada”, admite entre risas.

A Damián por su parte lo describe como “el más profesor”, mientras que Pamela “fue la más sensible, la que siempre te alentaba y te calmaba cuando te estabas ahogando. Te hacía pensar”.

“Mi camino fue de crecimiento y superación ante la adversidad”

“Mi camino fue de crecimiento y superación ante la adversidad”, resume sobre su paso por Bake Off. “Siempre tomé todos los consejos que me dio el jurado para mejorar. Algo que me sorprende mí y lo valoro es que siempre fui para adelante y a veces me sorprendía de mi cuando Paula (Chaves) decía ‘pasteleros, se terminó el tiempo’ y yo no entendía de dónde había sacado fuerzas para terminar”.

En las redes, el #TamHernan hará todo por apoyar a su “gran pastelero”. En Instagram suma casi 48 mil seguidores y si bien esa repercusión al principio le fue “rara”, con el tiempo se acostumbró y aprendió a disfrutarlo: “Lo más lindo de todo son los mensajes. Trato de contestar todos, aunque sea con un corazón. Me escriben cosas que me hacen emocionar, dice que transmito muchos valores, que soy un tipo solidario, compañero, que sonrío, que nunca me enojo y le pongo onda. Esa sensación es maravillosa”.

¿Qué le gustaría hacer en caso de ganar? Aun no lo sabe, pero su mirada al futuro es optimista: “Siempre dije que la pastelería tiene un lugar reservado para mí, quiero dedicarme a lo que me gusta realmente y sé que en algún momento va a ser, no sé por qué canal y es mi gran duda. No pensé si ponerme un negocio, si me gustaría hacer un canal de YouTube - algo que pensaba desde antes de bake off- para enseñar, mucha gente le falta el empujón y ese es un lindo canal para animar a la gente”.

Temas