Emotivo mensaje de Marisa Brel a seis meses de la operación de su hija: "¡El tumor no creció!"

18 de diciembre de 2018

Paloma evoluciona favorablemente tras ser intervenida en junio pasado y someterse a varios estudios.

El 7 de junio pasado, Paloma, la hija de 15 años de Marisa Brel, tuvo que ser internada y operada de urgencia tras detectarle un tumor en el cerebro. A seis meses de su intervención, la periodista recibió una buena noticia: el tumor no creció.

“Esa sonrisa nunca desapareció en estos seis meses. Te admiro, Paloma. Sos única. Un poco terca la escorpiana je pero tan fuerte, serena, segura, sin altibajos. En seis meses fuiste muy consciente del tumor que apareció y está en tu cerebro. Y nunca tuviste miedo”, escribió Marisa en su perfil de Instagram junto a una foto de su hija.

marisa brel paloma.mp4

En el texto, Brel enumeró la cantidad de estudios e intervenciones que debió realizarse Paloma, como “resonancias eternas, punciones en la médula, entrar casi sin aviso por primera vez en tu vida a un quirófano a qué te operen del cerebro y te perforen el tercer ventrículo para drenar la hidrocefalia ya que el tumor no podía ni biopsiarse”.

“Fuiste y sos más fuerte que papá y yo juntos. Yo estoy de pie por verte así. No sé cómo hubiera enfrentado todo si tu actitud hubiera sido negativa, depresiva, ansiosa o nerviosa”, resaltó la periodista sobre las reacciones de su hija.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Esa sonrisa nunca desapareció en estos seis meses. Te admiro, Paloma. Sos Única. Un poco terca la escorpiana je pero tan fuerte, serena, segura, sin altibajos. En seis meses fuiste muy consciente del tumor que apareció y está en tu cerebro. Y nunca tuviste miedo. Te bancaste con esta sonrisa estudios, resonancias eternas, punciones en la médula, y entrar casi sin aviso por primera vez en tu vida a un quirófano a qué te operen del cerebroooo y te perforen el tercer ventrículo para drenar la hidrocefalia ya que el tumor no podía ni biopsiarse. Nada menos. Fuiste y sos más fuerte que papá y yo juntos. Yo estoy de pie por verte así. No sé cómo hubiera enfrentado todo si tu actitud hubiera sido negativa, depresiva, ansiosa o nerviosa. Gracias hija por habernos dado las fuerzas para soportar estos últimos 4 meses de incertidumbre. Juro que desde la última resonancia hasta hoy taché los días como los presos que ansían su libertad. Fueron 4 meses de espera, rezos, aceptación, desesperación, de aprender a respirar, y también de quedarme sin aire, a agradecer que te hayan salvado la vida ese 7 de junio. Y sobre todo de mucha ansiedad. De tapar con trabajo que por suerte me apasiona lo que hago y fue parte de mi sostén emocional y de un par de viajes que me permitieron llorar sin esconderme y soltar tanto enojo por lo que te tocó vivir. Hoy fue un gran día. Y el comienzo de una espera más larga de 6 meses para nuevamente control el tumor. Gracias a todos por sus oraciones. Les pido que siempre la tengan presente para que logremos el milagro y un día nos digan que desapareció el tumor! #gracias #palomasana #fe #Dios #amor #amoaPaloma

Una publicación compartida de Marisa Brel (@marisabrel) el

Desde la última resonancia, Paloma y su familia tuvieron que esperar cuatro meses para saber si el tumor había crecido o no. “Fueron 4 meses de espera, rezos, aceptación, desesperación, de aprender a respirar, y también de quedarme sin aire, a agradecer que te hayan salvado la vida ese 7 de junio. Y sobre todo de mucha ansiedad”.

En ese sentido, Brel desatacó que su trabajo le sirvió de “sostén emocional” y que los viajes le permitieron “llorar sin esconderme y soltar tanto enojo por lo que te tocó vivir”.

“Hoy fue un gran día. Y el comienzo de una espera más larga de 6 meses para nuevamente control el tumor. Gracias a todos por sus oraciones. Les pido que siempre la tengan presente para que logremos el milagro y un día nos digan que desapareció el tumor!”, escribió esperanzada sobre la situación de salud de su hija.

Temas