-

-

Chino Darín defendió a su padre ante la denuncia de acoso: "Yo estaba ahí, no fue así"

15 de enero de 2019

El hijo del actor hizo su descargo luego de escuchar a Romina Seferian en televisión acusando a Ricardo de haberla manoseado.

La mujer aseguró que el actor le "metió la mano por abajo de la calza cortada" en frente de su mujer, y que ella, al ver eso, la atacó.

Siete años antes, en el canal América, Seferian se había referido a ese episodio de otro modo: sólo apuntó contra Bas por un supuesto ataque de celos al verlos charlar. Ayer, en Instagram, también acusó a Darín, y hoy dijo lo mismo en Incorrectas.

La defensa del Chino Darín

Al escuchar la entrevista de Moria Casán a Seferian, el actor escribió dos tuits. "Estuve ahí y NO fue eso lo que pasó. Tampoco fué como lo contó en 2011 (en el mismo canal), cuando pretendía difamar a mi madre. Dijo que no tenia nada que decir contra mi padre que 'es todo un caballero'. Búsquenlo. Huele a oportunismo cambiar tanto el discurso 7 años después", aseguró.

DARIN.jpg
Embed

El actor también respondió a seguidores que lo cuestionaron. "No estoy bancando a una piba, no te confundas. Las pibas no necesitan que yo las 'banque'. Las respeto y eso es suficiente. Estoy expresándome a favor de un movimiento que considero necesario; manifestando cosas que pienso, admiro, detesto y celebro de verdad", afirmó.

Además, repitió que él era testigo de lo sucedido: "No es todo lo mismo. No es una religión. Hay cosas que sé y puedo dar testimonio, y hay otras cosas que creo y pienso y puedo defender desde mi lugar. Pero repito: No es todo lo mismo".

La denuncia de Seferian

“Le decís a Ana Rosenfeld que no defienda a Darthés y vos me metiste la mano por abajo de mi calza cortada. Ricardo Darín, sos un caradura”, escribió en Instagram.

Invitada a Incorrectas un día después, contó: "Me tocaba las piernas por debajo de los agujeros de mi calza. Le dije, 'sacá la mano, te equivocaste, soy la hija de...'. Y me dijo 'perdón, no sabía', y apareció Florencia Bas con la botella", relató.

"Me acuerdo que yo estaba sentada y él con unos ojos grandes mirándome, diciéndome '¿querés tomar algo?' y metiéndome la mano por acá, porque yo tenía agujeros en la calza", agregó.

Temas