-

-

Traiciones, una boda arreglada y trata de personas: lo que dejó el debut de "Argentina, tierra de amor y venganza"

12 de marzo de 2019

La nueva ficción de Pol-Ka apuntó en su inicio a desnudar parte del "lado B" de la década del '30.

Desde su promoción inicial se anunciaba que Argentina, tierra de amor y venganza iba a ser un drama de época basado en la década del ’30 y, a pesar de los protagónicos de China Suárez y Benjamín Vicuña, lejos está de llevar la historia de la pareja en la vida real a la pantalla chica.

El primer capítulo, que se pudo ver este lunes, dejó en claro que la intención no pasa por hacer una mera recreación frívola de esos años, sino meterse de lleno en los costados oscuros de la época.

La ficción empieza en plena Guerra Civil Española. Allí Torcuato (Benjamín Vicuña) dispara a traición a Bruno (Albert Baró), para quedarse con su fortuna y engañar a su hermana, a quien se lleva a Buenos Aires a trabajar de prostituta.

Así terminó el primer capítulo de ATAV Raquel es obligada a la fuerza a entrar el burdel, y Aldo Moretti, con quien se flechó en el barco, la sigue,.mp4

Ya en Argentina, Torcuato conoce y le propone casamiento a Lucía (Delfina Chaves), hija de un matrimonio aristócrata venido a menos. Ella no acepta en principio, pero después, presionada por la madre, los problemas de salud del padre y los problemas económicos de la familia, termina aceptando una boda por conveniencia.

Por su parte Raquel (China Suárez) es una polaca de una familia muy pobre. Una mujer se la lleva a Argentina engañada con un falso casamiento con un hombre adinerado. Pero al llegar aquí, la llevan forzada a un burdel.

De esta forma, el primer capítulo planteó de forma acertada oscuras situaciones de tensión. Habrá que ver cómo se desarrollan y resuelven con el correr de los capítulos.

Temas