-

-

Connie Isla, la chica del ukelele: "La generación millennial vino a cambiar muchas cosas"

30 de abril de 2019

En diálogo con RatingCero.com, la cantante que genera furor en las redes habló de todo: música, su particular instrumento, solidaridad y veganismo, entre otras cosas.

Connie Isla empezó a hacer ruido publicando en redes sociales canciones tocadas con un ukelele y a partir de allí los procesos se aceleraron. Hoy tiene 430 mil seguidores en Instagram, sus videos (incluidos el último “Luz y fuego”) tienen más de 100 mil reproducciones en YouTube y su éxito en redes y acciones solidarias la llevaron a ser reconocida por Presidencia de la Nación como “Joven destacada”.

En RatingCero.com hablamos de estos y otros temas con una de las nuevas artistas argentinas que más llama la atención en los jóvenes.

¿Cuál fue tu primer contacto con la música?

- Tengo una abuela profesora de música y un abuelo que era tenor, de parte de mi madre. Además, mi padre es muy melómano. La música siempre estuvo por todos lados. Siempre cuento la anécdota de que yo tarareaba antes de hablar. Fue algo que se dio de forma muy natural. A los 5 años arranqué ballet y a los 6 comedia musical. Desde ahí, nunca paré.

¿Cómo se dio el vínculo entre tu música y las redes sociales?

- En mi pubertad empecé a ver cómo encarar esta carrera musical. Había muchas historias del estilo ‘llevé mi EP de cuatro temas, lo dejé en la puerta de Sony, lo escuchó el director, me llamó, firmé contrato y pum, mi escalera a la fama’. Esas eran las historias que yo leía de mis ídolas cuando era chica y yo había diseñado un plan parecido. En el medio de esto una prima me dice ‘¿por qué no subís un video a Instagram?’ Yo tenía Instagram como cualquier persona normal y respondía que ‘lo iba a hacer por otro lado’. Subí el primer video y tuve 200 likes. Empecé a subir de vez en cuando, empecé a hacer covers, hasta que en un momento se convirtió en un trabajo.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

@coisla habló de todo con @minutouno y RatingCero.com | ¡No te pierdas la nota la semana que viene! ☺️❤️

Una publicación compartida por minutouno.com (@minutouno) el

Tenés 430 mil seguidores en Instagram: ¿sentís una responsabilidad especial sobre lo que publicás?

- Sí. Todos los llamados influencers o instagramers tenemos una responsabilidad grandísima y creo que en la mayoría de los casos no nos hacemos cargo de esa responsabilidad, sobre todo con los mensajes que elegimos dar y la forma en que comunicamos ciertas cosas. De la mano del poder, por llamarlo de alguna manera, viene la responsabilidad. Uno elige seguir cierto camino. Hay que ser ético y coherente con lo que uno comunica.

¿Qué te atrajo del ukelele?

- Yo tocaba el piano y la guitarra. En mi primer show, en un barcito, quería tocar un tema de Calle 13 y “Somewhere over the rainbow”, que llevan ukelele. Una amiga estaba en Estados Unidos y tenía 18 años y no mucha plata, así que le pedí que me compre el ukelele más barato que encuentre. Acá en Argentina ni había ukeleles. Me lo trajo, en una semana aprendí las dos canciones y las canté. Después nos fuimos a la Costa de vacaciones con amigas y me lo llevé porque es súper práctico. Se empezó a volver mi aliado para todo. Tiene un sonido muy universal.

¿Por qué creés que se puso de moda?

- Creo que de los instrumentos conocidos es el más fácil de aprender a tocar. Viendo tutoriales de YouTube podés sacar canciones. Tiene un sonido tan universal, que permite que algunas canciones queden bien con acordes que en otros instrumentos no funcionarían. Además, es barato en comparación a una guitarra, un piano o un teclado. Es súper entendible que la gente opte por comprarse un instrumento chiquito, barato y fácil. Es perfecto (risas).

UKELELE BY CONNIE.jpg

¿Cómo te involucraste con el diseño de ukeleles?

- El año pasado descubrí una marca nacional de ukeleles muy buena. Se me acercaron para regalarme uno. Justo estaba organizando un evento con mi fundación ‘Músicos del alma’, con la que vamos a cantar a hospitales. Estaba organizando el Día del Niño en el hospital Gutiérrez. Les pregunté si se coparían en donar un par de ukeleles. Empezó una relación muy buena. Me propusieron hacer un diseño propio, y les dije que sí pero que quería que sea una acción solidaria. En vez de quedarme con el dinero, la idea es donar uno por cada cuatro que se vendan. Hice el diseño. Meses después salieron a la venta 200 y ahora solo quedan diez.

¿Cómo surgió la idea de ir a cantar a hospitales?

- Siempre tuve la idea de llevar la música hacia el lado solidario. Yo tenía seguidores en Instagram, pero no la infraestructura para hacer una ONG. Entonces se me ocurrió convocar a voluntarios que les guste cantar para que vayamos a hospitales a llevar alegría con la música. Así empezamos.

Desde Presidencia de la Nación te reconocieron “Joven destacada” por tu papel positivo como influencer: ¿qué significó para vos?

- Es muy emocionante. Es un reconocimiento para todos los jóvenes que estamos haciendo algo. La generación millennial vino a cambiar muchas cosas. Hay muchos jóvenes que hacen muchas cosas, esforzándonos por hacer de este mundo algo más habitable, en vez de inevitable como pareciera que va a ser.

¿Por qué decidiste ser vegana?

- Si cuento desde que soy vegetariana, ya van diez años. Vegana hace un año y medio. A los 16 tenía claro que no quería comer más animales, pero no estaba tan informada como estoy ahora del cambio climático y lo ligado que está el consumo de productos de origen animal. Cuando me hice vegana fue un despertar. Empecé a cuestionarme e indagar sobre un montón de cosas: qué genera el cambio climático, quién hizo mi ropa, en qué condiciones, cómo afecta a esas personas, a los animales y cómo ayudar en distintas áreas. Empecé a observar el espectro completo. En mis últimas canciones (“Luz y fuego” y “Equidad”), en las que compuse en un 100% música y letra, pude plasmar el mensaje, la intención y la forma en que quiero hacer música y usarla como medio para comunicar. Fue un logro enorme. No me interesa hacer música descartable. Me interesa que la música transmita algo, desde el lado que sea. Planeo mantener esa línea.

Fuiste convocada para ver Bohemian Rhapsody en Londres antes de su estreno mundial: ¿cómo fue la experiencia?

- Convocaron a 15 jóvenes músicos de diferentes países, a mí me eligieron para representar a Argentina. Nos llevaron a Londres para ver la película y a grabar una suerte de videoclip con un mash up de canciones de Queen, con una producción tremenda de la mano de Fox. Fue una locura. Grabamos todas las canciones en el estudio donde Queen grabó Innuendo, estaba el piano que tocó Freddie (Mercury). Una cosa impresionante. Fue muy emocionante. Lloré a mares con la película, sobre todo en la última parte. Después la vi 50 veces más. Salí con el rímel corrido hasta el cuello de lo emocionada que salí.

connie isla luz y fuego.mp4

Tu último videoclip, “Luz y fuego”, está teniendo mucha repercusión. ¿Cómo se gestó?

- Quería hacer algo diferente a lo que venía haciendo. Antes era todo muy natural, algo ingenuo, naive se podría decir. Quise marcar una diferencia como artista y en mi carrera. Lo anterior fue un proceso espectacular, pero acá se pone real. Quise hacer un video muy diferente y representar lo que dice esa canción, que habla del cemento, de las imposiciones sociales y ‘lo que hay que hacer’. El video habla de salir de todo eso y llegar a la luz y el fuego.

¿Cuáles son tus proyectos a corto plazo?

- Estamos trabajando en la próxima canción. Va a haber muchas canciones. Está la idea de una gira. No sé si la vamos a llevar a cabo este año. Me seduce hacer una pequeña gira en julio y agosto, pero también entiendo que quizás debería tomarlo para seguir trabajando en música nueva, y mostrando esta identidad. Tengo algunos shows este año, pero son más en eventos privados y alguno público.

Además, la cantante se animó a un divertido ping pong. Mirá sus respuestas:

Connie Isla Ping Pong.mp4

Temas