La anestesista de Débora Pérez Volpin, contra el endoscopista: "Estoy indignada, no dijo la verdad"

01 de agosto de 2019

Nélida Inés Puente amplió su declaración para contradecir a su colega. "¿Cómo que no se acuerdan nada?", aseguró.

A un día de la sentencia, la anestesista Nélida Inés Puente, acusada de "homicidio culposo" por la muerte de la legisladora Débora Pérez Volpin, acusó al anestesista Diego Bialolenkier de haber mentido en su declaración.

"Estoy indignada por las declaraciones de mi colega, yo pensé que iba a decir la verdad si lo juró por sus hijos", afirmó Puente en una ampliación de su declaración ante el juez Javier Anzoátegui, titular del Tribunal Oral y Correccional número 8.

La disidencia tiene que ver con los minutos finales de la periodista, cuando Puente, aseguró, se dio cuenta de que tenía el abdomen duro. Su colega, sin embargo, declaró que no se dio cuenta de esto hasta que sacó el endoscopio.

"Yo no conté un detalle en mi declaración, que fue cuando escuché la alarma del monitor le levanté el brazo a la paciente, vi el abdomen duro y Diego miró y lo vio. Yo pensé que ese aire estaba en el tubo digestivo por eso le dije que salga. Me di cuenta que la paciente tenía una complicación", detalló.

"Él (Bialolenkier) me ayudó a quitar el abreboca y a darla vuelta junto con la instrumentadora (Miriam Frías), ¿cómo no vio el edema en la cara? ¿Cómo no se acuerdan nada?", agregó.

En su declaración, Bialolenkier aseguró que "el endoscopio funcionaba correctamente" y relató: "De forma abrupta la anestesista percibió la desaturación y ahí saqué el endoscopio. La paciente empezó a tomar un volumen que fue aumentando".

Además dijo que tuvo "disidencias con el cuerpo forense en la interpretación de los hallazgos de la autopsia". "Hubo una lesión punzante en la parte superior del esófago pero el endoscopio no es punzante, es romo. Nos pareció que pudo haber sido el mandril del tuboendotraqueal", aseguró y aclaró que la periodista "murió con y no por una lesión esofágica".

Temas