Hasta su primer retiro, Michael Jordan hizo toda su campaña en la NBA en los Chicago Bulls y utilizando el número 23, que quedó inmortalizado. Tiempo después de su retiro y en plena pandemia de coronavirus, la serie documental The Last Dance reflotó el fanatismo por el seis veces campeón de la liga, considerado uno de los mejores jugadores de la historia.