-

¿El virus no es democrático? Protocolos para la industria audiovisual, pero no para la política

Por: Nadia Barreiro
17 de junio de 2020

La propagación de casos de Covid19 en políticos y en la televisión generó un debate sobre los privilegios de sectores que no están excentos a la propagación.

Ni hacinados en sus casas, ni con falta de agua, ni con problemas de acceso a la seguridad médica o a un salario digno. Los famosos y políticos mantienen sus comodidades durante la pandemia y gozan de otras, como el derecho a participar de un programa de televisión o de reunirse a almorzar con colegas funcionarios.

Las recomendaciones del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) para realizar programas de televisión luego de los contagios en Telefe puso en agenda los permisos de la industria en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio. "Enacom solicita limitar invitados en programas para contribuir al aislamiento", solicitó, apuntando a ciclos como Podemos Hablar, Almorzando con Mirtha Legrand, Animales sueltos o El precio justo, entre otros.

Así, el canal KZO y otras emisoras están revisando sus protocolos, y se dispuso que haya columnistas que realicen el trabajo desde sus casas.

Por ser humanos y formar parte de un entramado social es que nada puede afectar a todos por igual. La pandemia reproduce el virus, los poderes y las diferencias de clase. Recientemente, la jueza Mirta Moreno resolvió derogar las resoluciones del ministro de seguridad de Chubut Federico Massoni tras un hábeas corpus de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Denunciaban abuso policial y detenciones ilegales como medidas para controlar la circulación de gente, además de represión en barrios populares. Los adultos mayores no la pasan mucho mejor encerrados y sin visitas. Ni tampoco los trabajadores, adolescentes o padres que no tienen cómo cuidar a sus hijos mientras no hay clases.

"Soy voluntaria del programa de adultos mayores. No se dan idea de cómo la están pasando las personas solas, sin poder ver a sus nietos, a los vecinos, sin un mínimo atisbo de lo que era su vida antes. Esta cuarentena dura los está matando de angustia. Más que el coronavirus", comentó en Twitter la escritora Valeria Schapira.

maria eugenia vidal
María Eugenia Vidal
María Eugenia Vidal

María Eugenia Vidal, contagiada de Covid-19, se reunió con el diputado bonaerense Alex Campbell, y después gozó de un almuerzo con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el senador Martín Lousteau y Emilio Monzó, el ex presidente de la Cámara de Diputados.

No es la única esfera gubernamental que no utiliza la tecnología para desarrollar sus actividades, como se le exige a otras ramas. En Twitter abundan las fotos de reuniones entre funcionarios que se juntan para -posar- y gestionar, cuando no se cuela alguna que otra noticia sobre un festejo de cumpleaños, como ocurrió en Concordia. No es fantasía, sino curiosidad. Si esto es lo que ve, ¿cuánto será lo que se esconde?

Se hablaba de un virus "democrático" que afectaba a todos por igual cuando el capitalismo y los privilegios de clase todavía no habían hecho mella. Después, el miedo a la enfermedad irrumpió en las villas o en la fila de los bancos donde cobraban jubilados o beneficiarios de asignaciones.

Es que, como postula la teoría del eterno retorno, todo vuelve a su lugar, y esta sí que no es una "nueva" normalidad: algunos siguen obedeciendo mientras otros mandan. Después de todo, agua potable en la casa o una rica cena en vivo no se le niegan a nadie. ¿O sí?

Temas