-

-

Miguel Ángel Solá: "Ojalá las problemáticas que plantea 'Crímenes de familia' generen indignación"

18 de agosto de 2020

El actor, que interpreta al padre de un hombre acusado de intento de femicidio en la nueva película de Netflix, habló sobre la trama del thriller argentino.

Miguel Ángel Solá regresa al cine con un papel protagónico en “Crímenes de familia ”, un thriller argentino que se perfila como uno de los estrenos favoritos de la semana en Netflix. En una entrevista con RatingCero.com, el actor habló de su personaje y los efectos de las problemáticas sociales que plantea la película que podrá verse desde el jueves 20.

En 2015, y tras casi veinte años viviendo en España, Miguel Ángel Solá había decidido volver a Argentina. Acá hizo dos obras de teatro (El diario de Adán y Eva; Doble o nada) y una telenovela (La Leona). Este año decidió instalarse nuevamente en Madrid junto a su mujer Paula Cancio –están en pareja desde 2012- y su pequeña hija Adriana de 7 años. Es por estos motivos que su vuelta a la pantalla de la mano de una producción nacional entusiasma: “'Crímenes de familia' tiene aciertos como para hacer mermelada de orgullo", adelanta.

A sus 70 años, el actor se pone en la piel de Ignacio Arrieta, un ingeniero jubilado, de clase media alta y padre de Daniel (Benjamín Amadeo), quien está acusado de abuso sexual e intento de femicidio de su ex pareja (Sofía Gala). Será Alicia (Cecilia Roth), esposa de Ignacio, quien buscará evitar que el hijo único de ambos sea condenado a prisión. En medio de ese proceso, en la película dirigida por Sebastián Schindel surgen problemáticas como las adicciones, violencia de género, aborto, precarización laboral,pobreza y corrupción.

Crímenes de familia | Tráiler oficial | Netflix

- ¿Cómo fue el primer acercamiento con los diálogos de una historia tan oscura y que a la vez refleja tantas problemática sociales?

- Lo recuerdo como un buen guión. Los que me llegan no son tan profundos ni dan tantas posibilidades de encarnar seres con luces y sombras nítidas en sus perplejidades y elecciones. En cierto modo, logramos detectar víctimas y victimarios a la manera que lo hace el periodismo, que persigue realidades sociales, independientemente de las verdades individuales.

- ¿Cómo describiría al personaje de Ignacio Arrieta?

- Ignacio Arrieta es un hombre racional, atrapado en una vida sin grandes cambios. Hasta que algo se mueve demasiado bruscamente y produce un efecto dominó en todo su mundo.

- La relación entre Ignacio y Daniel parece ser inexistente y con perfiles opuestos…

- Lo es desde el comienzo del guión. Su hijo no tiene respeto por él, ni por su madre, ni por los demás. Él lo sabe. ¿Desde cuándo? No se especifica pero, aparentemente, viene de largo eso de creerse con más derechos que aquellos a quienes violenta o estafa. No tiene escrúpulos. Sin embargo, su padre, parecería tenerlos -llegan a verse por momentos-, pero no tallan demasiado. Creo que los autores distanciaron a ese padre de familia mucho tiempo antes. Creo que se “divorció” de esa mujer y de ese hijo muchísimo antes, pero son mis suposiciones.

crimenes de familia netflix (6).jpg
Cecilia Roth, Benjamín Amadeo y Miguel Ángel Solá en una escena de

Cecilia Roth, Benjamín Amadeo y Miguel Ángel Solá en una escena de "Crímenes de familia", uno de los estrenos de Netflix

- Ciertas escenas se graban en la cárcel, sobre todo en un momento crucial, ¿cómo fue la experiencia como actor en esos ámbitos?

- Siempre filmar en la cárcel es difícil. Hay mucho dolor entre esos muros, mucha desconfianza, peligro y un olor a resentimiento que emana de las paredes y que se impregna en tus ropas y queda rondándote, por más que te duches, hasta el día siguiente, sería falso decir que esos momentos son bonitos.

En el set de grabación en todo momento imperó un buen clima de trabajo. Nos interesaba a todos hacer lo mejor. Había mucha gente de calidad en los diferentes equipos y eso se notaba en el respeto de todos por todos.

- La película está inspirada en una serie casos reales, ¿cómo cree que repercutirá hoy en día?

- Supongo que la trama medio psico-thriller, medio larvada por sociópatas integrados que creen vivir en tiempos del “derecho de pernada” y sumisos aguantadores, tiene el punto de ver con enorme comprensión y piedad a los que sufren la maldad ajena. Y eso es de agradecer. Falta que el público atrone con su necesidad de Justicia para que la supervivencia que dicta esta “selección natural” se transforme en vida humana.

Es una película de gran calidad. Y se estrena en 190 países al mismo tiempo. Habrá mucha identificación en quien la vea, viva donde viva. Hay en este mundo demasiadas víctimas, en especial mujeres, y, el hecho de no tener que desplazarse para verla, servirá de catapulta al espectador. Espero que la jugada salga muy bien para todos los que hicimos “Crímenes de familia".

- ¿Qué sentimientos pueden surgir en el público a partir de las problemáticas sociales que se plantean en la película?

- Ojalá que indignación. Sería ideal comprobar que las conciencias no están vacías.

- ¿Cuál es la diferencia de hacer una producción nacional con Netflix y una convencional para cine?

- Es mi primera vez. Ya veremos. Yo estoy feliz de aventurarme en una nueva forma de lanzamiento. Ojalá "El Último Traje" hubiera tenido posibilidad semejante, o cualquier otra de las sesenta películas que hice. Y ojalá sea mejor que las formas conocidas por mí, que jamás me ayudaron en nada como actor de cine. Yo confío.

He tenido muy buena suerte con las películas y series que he visto de Netflix y de algunas otras plataformas. Merecen atención. Es verdad que todo cambio asusta. Pero no tardarás mucho en ver a aquellos que reniegan de Netflix como lanzadora de cine en TV (directores, guionistas, actores, productores, etc.), "acompañando" a Netflix en cuanto la plataforma se fije en ellos.

- En una frase, ¿por qué el público debería ver “Crímenes de familia”?

- Porque al argentino le gusta “saber de qué se trata”. Y porque, fuera de Argentina -tenemos varios millones diseminados por el mundo-, la enorme mayoría de ellos, promociona lo que de nuestro país sale; y lo muy bueno, lo quieren como si fuera propio. Somos más argentinos y mejores argentinos fuera que dentro. Y enormes publicistas de lo que nos sentimos orgullosos. Y “Crímenes de familia” tiene aciertos como para hacer mermelada de orgullo.

Temas