-

-

El trap y las energías: quién es Piyo, el músico que promueve unión, códigos y respeto

Por: Luli Carossia
06 de noviembre de 2020

El trapero tiene a Duki y Cazzu como referentes, pero busca diferenciarse dando otro mensaje desde su música.

Durante los últimos años, la tendencia por el trap, la música urbana y arte de expresarse sobre determinados temas sociales con ritmo callejero ganó popularidad en el mundo y sobre todo en Latinoamérica. En esa mezcla de baile, disfrute y mensajes sociales se encuentra Piyo.

Su verdadero nombre es Franco, tiene 24 años y hace seis que dejó las tierras del Río de la Plata para aventurarse en Nueva Zelanda. Con su música busca “diferenciarse del resto de los traperos” mediante “un mensaje positivo” más allá de la letras.

Su sueño comenzó desde chico en Uruguay, de donde es oriundo. Crecido en el seno de una familia de músicos con padres orquestitas de música tropical y una hermana cantante, llegó al trap tras mucho “aprendizaje, ritmos y prueba y error”, como lo describe en diálogo con RatingCero.com

Piyo trap
Piyo apuesta al trap para enviar un mensaje positivo a través de la música

Piyo apuesta al trap para enviar un mensaje positivo a través de la música

A los 18, después de terminar el colegio, decidió dejar su país en busca de nuevos horizontes y de explorar. “Era muy curioso, quería saber qué había afuera, conocer a otros humanos, otra cultura, saber si lo que decían en la tele era real. No me conformaba con quedarme en casa tomando mate”, recuerda. “Busqué una residencia y tener los papeles para vivir en un país estable. A los 18 empezó la aventura de descubrirme a mí mismo, era yo, viviendo solo y descubriendo qué quería hacer. Y ahí empezó la historia”.

Desde Nueva Zelanda se concentró en la producción de su música y el año pasado lanzó su primer tema “ Uruguay West ”, dando honor a su país de origen. Luego vino el single y primer video: “ Weekends ”, donde hizo un Ft con: “Mati”, y dejó en claro su estilo musical y su look característico.

Weekends - Piyo Ft Mati (Shot by 24KLleyton)

De a poco fue encontrando su ritmo, su voz, sus melodías que lo llevaron a crear su propio estilo para redescubrirse día a día.

Al momento de responder qué considera que lo diferencia de otros traperos, no duda: “Las ganas de hablar, transmitir y conectar con la gente por medio de las vibras, de las energías. A veces uno entra a una habitación y se da cuenta si es bien recibido o no. Eso se siente. Necesitamos hablar de eso con seriedad y entender que cuando uno se da cuenta de su existencia puede tener una vida más intensa y consciente de lo que pasa alrededor”.

En el mismo sentido, expresa: “No quiero promover las drogas en la música. No es que esté en contra sino que me parece que la música es un canal para conectar con la gente y sería bueno sacarles el lado bueno. Como artista, en mis temas, quiero poner cosas diferentes”.

Para Piyo, “el trap en Latinoamérica es una genero que viene creciendo hace mucho. Pasó la etapa más difícil que era cuando estaba ‘de moda’ porque el trap es más sólido que eso y encontró formas de revolucionar. Los latinos tenemos un sabor especial para la música que es diferente a los anglosajones”.

En ese sentido, opinó sobre Duki y Cazzu, referentes del trap en Argentina: “La mejor. Ellos hacen años que vienen trabajando en la escena, creándola y son unos referentes. Les tengo respeto como artistas y como personas. Salen a darlo todo por bienestar propio y general, no solo para llenarse los bolsillos sino que hacerlo por pasión y encontrarle sentido”.

En pocos días Piyo lanzará su primer EP: “Primer Hokage ”. Su título es en honor a la serie japonesa “ Naruto ” serie que el trapero vio desde chico y resalta que la historia del dibujo animado tiene que ver con los valores de la vida que él apoya. “El primer Hokage”, fue el primer ninja que no quiso pelear más con sus enemigos y decidió crear una aldea más grande para que todos compartieran sus valores y pensamientos. Y esto mismo es lo que Piyo quiere transmitir con sus temas: unión, códigos, valores y respeto.