04 de febrero de 2021

La actriz de Hollywood cambió el rumbo y tiene nuevos proyectos, alejada del cine y la televisión.

Cameron Díaz es una de las actrices de Hollywood más populares en el mundo entero. Sus películas recaudaron cifras millonarias y su cara fue protagonista de muchas publicidades que la volvieron uno de los personajes más reconocidos durante los 90 y los 2000.

La actriz fue uno de Los ángeles de Charlie, también la voz de la princesa Fiona durante las cuatro películas de Shrek y hasta se animó a los musicales cuando interpretó a la villana de la clásica historia de Annie. Sin embargo, luego de su extensa carrera cinematográfica, la actriz decidió alejarse de aquel ambiente al que dedicó tantos años de su vida.

En una entrevista junto a Gwyneth Paltrow, había manifestado que aquello decisión le dio tranquilidad. “Tengo paz en mi alma”, le respondió a su colega cuando le preguntó cómo se sentía al haber dejado de actuar.

Cameron dedica mucho tiempo en cuidar a su hija, Raddix Madden, que nació en enero de 2020. La actriz fue madre primeriza junto a Benji Madden a los 47 años y se mostró muy feliz, aunque tuvo mucho cuidado en no exponer a su bebé a las cámaras.

Para sorpresa de todos, Cameron tomó un rumbo completamente inesperado: lanzó su propia marca de vinos. Junto con la empresaria Katherine Power creó “Avaline”, con la bodega catalana Can Ràfols dels Caus como elaboradora de su producto.

Ella lo define como un “vino limpio”, fabricado con la mejor calidad de uvas, elaborado bajo un estricto control de aditivos y con una filosofía de cuidado del medio ambiente. Además, sostiene que es un producto sano y que respeta al consumidor por tener una etiqueta clara y honesta.

La artista de 47 años ya había comenzado a promulgar un mensaje sobre la importancia de llevar una vida sana. En 2016 lanzó su libro “The Longevity Book: Live Stronger, Live Better. The Art of Ageing Well” (El libro de la longevidad: vive fuerte, vive mejor. El arte de envejecer bien).