08 de febrero de 2021

Guillermo Salgado, que denunció al youtuber en mayo de 2020, brindó detalles escabrosos del episodio.

Guillermo Salgado, el vecino que denunció a Yao Cabrera (23) por haber recibido una fuerte golpiza en mayo de 2020 contó detalles del brutal episodio que terminó con una denuncia por lesiones y que está pidiendo que se agrave por indefensión.

El hecho ocurrió en Benavídez cuando Salgado lo vio a Cabrera junto a otros jóvenes en la cochera de un amigo, de propiedad privada. "Estaban dentro. Les pregunto qué están haciendo y responden de manera agresiva. Cabrera me dijo qué me importaba. ‘Me importa porque es la casa de un amigo’, le digo. Me contesta que estaban viéndola para comprarla. Ahí le digo que no estaba a la venta y me responden: ‘Nosotros hablamos y la vamos a comprar, nos vamos a venir cerca tuyo’”, aseguró en La Nación.

Para ese momento, el hombre ya había llamado a los guardias de seguridad ya que no era la primera vez que el instagramer se metía en casas ajenas. Entonces, para impedir que Cabrera se fugue, les metió la mano en el auto con ellos con el fin de sacar la llave.

"EL AUDIO DESESPERADO DE YAO CABRERA. SE AUTOINCRIMINA, FALSEA UN TESTIGO Y ADMITE QUE IRA PRESO".

"Ahí alguien de costado me pega una piña a la altura de la sien, y cuando me doy vuelta me da otra de frente que me corta el labio. Reacciono, mi hija escucha gritos, sale con el novio, filma, llega la gente de la guardia, tratan de calmar, pero mientras uno me amagaba, el otro me pegaba. Hasta que agarro a uno del cuello, caemos al piso, y viene Cabrera de costado y me pega patadas en la cabeza, con furia”, relató.

La denuncia quedó a cargo del Juzgado Federal de Pilar. Si se amplía por indefensión también pueden quedar imputados Marcos Cabrera Rodríguez, Kevin Macri Viñoles Rafael y Castro Barbita Natanhael Jesús. “Por alevosía y ensañamiento porque el ataque es artero. El agravante es por la intención, no por el resultado. Me podría haber sacado un ojo con la patada, o matado, como pasó con Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Me hicieron todos los estudios, pericias médicas y hasta una tomografía. Yao ya tenía un antecedente por violación del artículo 205 de aislamiento por la pandemia y el 239 (el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público). Después llega la policía, se los lleva, y una ambulancia me asiste”, amplió Salgado.

En un audio enviado a una persona de seguridad, Cabrera le pide que salga de testigo para justificar que esté adentro de esa vivienda privada. "Es para decir que vos me dijiste que esa casa estaba para comprar, estoy medio hasta la pij... puedo ir hasta preso", le pide.