Habló Mauricio Macri... pero de fútbol: dijo que él no hubiera comprado a Riquelme y que sueña con Guillermo como DT

17 de enero de 2008

El jefe de gobierno porteño y ex presidente de Boca, Mauricio Macri, admitió hoy que no hubiera comprado a Juan Román Riquelme por lo "conservador" que es con el dinero y dijo que sueña con ver a Guillermo Barros Schelotto como entrenador del plantel xeneize "No, le dije a Pedro (Pompilio) que era una movida muy arriesgada", respondió Macri cuando por radio Del Plata se le consultó si hubiera comprado a Riquelme, que le costó a boca 15 millones de dólares.

"Fue un amovida que conlleva muchas cosas, pero esto demuestra que yo respeto. Hay un nuevo presidente y es él el que decide. Fue aprobada por la próxima (sic) comisión directiva y no en la nuestra", señaló el actual jefe comunal.



Macri admitió que es "más conservador con el color del dinero" respecto de su sucesor.



Dudó cuando se le preguntó si estaba de acuerdo con vender al juvenil Ever Banega, a Valencia, que pagó más de 20 millones de dólares.



"Acá hay una decisión de que cambiaron Riquelme por Banega. Claramente Riquelme es el ídolo del club y junto a Guillermo y Palermo son los que más predicamentos tienen con la gente", señaló.



Finalmente se abstuvo de hablar de referentes que dominan las designaciones de técnicos, no obstante el tema llevó a Barros Schelotto, quien deslizó que Riquelme habría sido quien vetó su ingreso como entrenador.



"No voy a opinar de eso, no fue reconocido por una versión oficial de eso. Estamos hablando de Guillermo que fue mi ídolo absoluto y sueño siempre con verlo de técnico de Boca en algún momento".