Caso Maddie: la policía portuguesa no le prestó atención a los identikits de dos sospechosos

05 de agosto de 2008

* Los retratos se difunden dos semanas después de que el caso fuera cerrado y archivado por falta de pruebas.
* En su momento, la Policía portuguesa no les prestó importancia ni los difundió para no "complicar" la investigación.

La investigación por la desaparición de Madeleine McCann está archivada desde hace dos semanas por falta de pruebas. Ahora que el expediente se hizo de acceso público, la Policía portuguesa difundió los identikis de dos sospechosos realizados tres días después de que se denunció el presunto secuestro de la pequeña.

Los retratos, que muestran a dos hombres de entre 20 y 30 años de cabello y ojos oscuros, fueron realizados por las declaraciones de dos turistas británicos, Derek Flack y Lance Purser, según 20minutos.es

Flack afirmó que en los días previos a la desaparición de Maddie, vio a un hombre que no era turista, actuando de forma sospechosa en los alrededores del departamento que alquilaron los McCann durante sus vacaciones en la ciudad portuguesa de Praia da Luz.

“El hombre parecía sospechoso, estaba mirando al interior del departamento”, dijo Flack y remarcó a esa persona la vio poco antes que desaparezca la pequeña. Esa declaración fue confirmada por Purser, que también dijo que había visto a un hombre de similares características en una actitud extraña.

Sin embargo, la Policía portuguesa no utilizó ninguno de los dos identikits para la investigación ni los hizo públicos. Pero sí difundieron otras imágenes de posibles secuestradores, como una que había realizado una especialista formada en el FBI.


Sin pruebas contra los padres



Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007 y según el sumario, ahora de acceso público, no hay ninguna prueba concluyente sobre los motivos de la desaparición y la consideran probablemente muerta.

Además, en el expediente se subrayan declaraciones y sospechas de los investigadores de que los padres de la pequeña estuvieran involucrados en un supuesto crimen de Maddie.

Es que, durante los primeros tramos de la investigación, la policía había encontrado un diario de la madre, Kate McCann, dondela mujer decía que estaba muy fastidiada por el comportamiento de su hija.

Sin embargo, en su informe final sobre el “caso Madeleine” el Ministerio Público de Portugal manifestó que no estaba probada ninguna de las sospechas de que los padres estuvieran involucrados en el supuesto crimen de la pequeña, como en el traslado y ocultamiento del cadáver.

“(Aunque el matrimonio McCann) puede ser responsable de la muerte de la niña, siempre faltaría explicar cómo, por dónde, cuándo, con qué medios, con ayuda de quién y en qué lugar se libraron de su cuerpo en el pequeño lapso de tiempo en el que hubieran podido hacerlo”, señaló la Fiscalía portuguesa encargada de la investigación.


 


Una investigación sin sospechosos ni rastros



Las principales pruebas contra Kate y Gerry McCann surgieron de rastros de sangre y “olor a cadáver” detectados casi un mes más tarde de la desaparición por perros de la policía británica en pertenencias, el departamento y el automóvil alquilados por la pareja. Pero el informe final sostiene que en exámenes de laboratorio no se ratificaron esas sospechas

Además, en ese escrito se remarca que durante los interrogatorios la policía portuguesa presionó a la pareja para que confesaran el supuesto crimen, diciéndoles que sí tenían pruebas de que la habían asesinado.

Por eso, el Ministerio Fiscal portugués también exoneró a los padres de la posible negligencia de haber dejado solos la noche de la desaparición en el departamento que alquilaban a Madeleine, de tres años, y a sus otros dos hijos gemelos de dos, para irse a cenar a un restaurante cercano con amigos.

El Fiscal General de Portugal, Fernando Pinto Monteiro, también liberó a Robert Murat, otro sospechoso que en el momento del presunto secuestro de Maddie vivía en una zona cercana al lugar donde estaban los McCann.

Pese a que la Policía portuguesa dio por cerrado el caso por falta de pruebas, los padres de Madeleine dijeron que nunca van a abandonar la búsqueda de su hija.