Estafadores compraban artículos de lujo y armas con cheques truchos

15 de noviembre de 2008

*Ocho personas fueron detenidas acusadas de integrar una organización de estafadores que se dedicaba a adulterar cheques con la colaboración de un dibujante experto en falsificación de firmas.
*Con los documentos falsos compraban televisores plasmas, computadoras, notebooks, impresoras, ropas de importantes marcas y armas, entre otros productos.

Ocho personas fueron detenidas hoy acusadas de integrar una organización de estafadores que se dedicaba a adulterar cheques con la colaboración de un dibujante experto en falsificación de firmas para adquirir distintos elementos de valor, durante una serie de allanamientos realizados en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Los procedimientos fueron concretados por detectives de la División Fraudes Bancarios de la Superintendencia de Investigaciones Federales en los barrios de Villa Devoto y Mataderos, y en los partidos bonaerenses de San Isidro y San Martín, tras una intensa investigación que comenzó hace unos meses.

La pesquisa se inició al detectarse que una gran cantidad de empresas y comercios habían sido víctimas de las maniobras de un grupo de personas que falsificaba cheques y compraba valiosas piezas de colección, mercaderías de productos electrónicos, indumentarias, autopartes y alimentos por gran valor, y luego las comercializaba en el mercado ilegal.

La maniobra de los malvivientes comenzaba cuando reducían cheques de dudosa procedencia a través de una mujer conocida como "Doña Azucena", alias "La Lechuguita", llamada así por ser la principal proveedora de cheques en dólares.

Además, realizaban la apertura de cuentas en distintas entidades bancarias con documentación falsa para luego, simulando ser importantes directivos de empresas líderes en el mercado, se interesaban en la compra de los productos elegidos.

Los sujetos procedían en primer término a realizar pequeñas adquisiciones pagando los productos con dinero en efectivo para luego poder tentar a los vendedores con abultadas compras de mercadería y pagar con documentos bancarios falsos, fraguando además en dicha circunstancia las certificaciones de garantías que acreditaban los fondos.


 


Una ardua tarea de investigación que dio sus frutos

Durante la pesquisa, el personal policial procedió a la interceptación de líneas telefónicas, realización de seguimientos, identificación de los autores y a establecer los lugares de almacenamiento de la mercadería en cuestión, como así también a dar con el dibujante de la banda, que simulaba las firmas de los directivos autorizados al libramiento de los cheques.

Con toda esta información y bajo la conducción a lo largo de la investigación de la Fiscalía Nacional de Instrucción 31 a cargo del doctor De la Fuente, evaluó y requirió una decena de órdenes de allanamiento.

Las mismas fueron llevada a cabo dentro del ámbito de esta Capital Federal y las restantes en la zona norte del conurbano bonaerense, procediendo a dar con la totalidad de los autores intelectuales, cómplices y reducidores, y con los "galpones" donde era acopiada la mercadería.

Entre otros elementos, se secuestraron televisores plasmas, computadoras, notebooks, impresoras, ropas de importantes empresas, bicicletas de competición, autopartes, dispositivos de audio y sonido, artículos de náutica y de sky, armas, y gran cantidad de chequeras y elementos para perpetrar la maniobra.