El insólito mundo de Connie Ansaldi, la diva del Twitter

Personajes

La panelista de "Este es el show" tiene medio millón de seguidores en la red social y es de las más influyentes en ese mundo virtual. Se pintó el pelo de rosa y está en el Cantando 2012. ¿Cómo es su vida? ¿Es o se hace? La palabra de Connie.

Se duerme alrededor de las 5 de la mañana, se levanta al rato para darle el desayuno a su hijo y se vuelve a dormir hasta el mediodía. Salta de la cama como un resorte y se va al canal donde trabaja y recién ahí toma un café de máquina y alguna golosina que compró en un kiosko en el camino. 

Escribe compulsivamente en su cuenta de Twitter, donde la siguen casi medio millón de followers y es la tercera "twittera" más influyente, aunque no sabemos muy bien para qué sirve todo eso.

En los últimos tiempos pasó del pelo largo a tenerlo más corto, y después aún más (malvados compañeros le decían "Carlitos Balá"); y después otra vez más largo... pero color rosa chicle, y ahora platinado. ¿Y mañana? Cómo saber qué hará mañana la impredecible Connie Ansaldi.

"¿Estás un poco loca?" le preguntó RatingCero.com a la panelista más veterana de "Este es el show" y participante del "Cantando 2012", y ella categórica y  obviamente nos dijo "Nooo!!!".

" Yo ante todo me siento cómoda conmigo y juego con todo, sino me aburro. Para mí lo único permanente es el cambio y utilizo mi imagen física para estar en evolución. No hay nada a lo que le diga que no. Un día me dije ´quiero el pelo rosa´ y me fui a lo de Sergio Lammensa para que me lo haga. Ahora lo tengo platinado y la gente cree que lo sigo teniendo rosa; me voy a tener que teñir de morocha para que noten la diferencia", nos dice Connie, que este año lanzó un libro suyo con sus "máximas" y su peculiar filosofía de vida a través de Editorial Sudamericana: "Connie dixit".

¿Es la reina del Twitter? ¿Vive solo para twitear?: "La gente piensa que el twitter es un cuarto donde una se mete. El twitter está ahí, se me ocurre algo, voy y lo escribo. No es que no tenga vida por eso", aclara y ya salta de un tema al otro, hiperquinética.

Vive en Belgrano con su hijo Vincent, la señora que trabaja en su casa y la ayuda con su hijo, Lucy, y un gato recién llegado llamado Doménico. Casi no cocina; no le gusta. "Lo único que hago es un omelette al que mi hijo le puso ´el omelette de mamá´, muy básico con jamón y queso, y mucha ´revolvición´".

La semana pasada Connie participó de la gala del Cantando y no tuvo suerte. Angel de Brito, invitado al jurado, le puso un 2. Va a sentencia en el programa de esta noche. ¿Irá al teléfono?. Para el certamen canta y se lookea como sus ídolas: Madonna, Lady Gaga. Si pasa esta ronda, en la próxima se caracterizará como Amy Winehouse.

Poco le importa lo que digan los demás y busca reinventarse todo el tiempo. Siempre busca sorprender y lo consigue, más allá de lo que piense cada uno. Ahora promete a sus seguidores una nueva sorpresa desde el look. ¿Se va a teñir el pelo de verde? No lo descartemos, aunque parece que la cosa viene por otro lado: 

"Por primera vez en mi vida me voy a dejar una marca perpetua en mi cuerpo. Me voy a hacer un tatuaje, en un lugar bien visible. Ya lo van a ver", anticipa sin querer contar de qué se trata.

¿La cara de algún famoso? ¿Un símbolo extraño? ¿Una frase entera? Sólo ella lo sabe, y ya se va a ocupar de que todos se enteren. Qué miedo!

Dejá tu comentario