Exclusivo: en la misma noche, Viviana Canosa se reconcilió con De Brito y se encontró con Rial

Personajes

Una noche especial de la que fue testigo RatingCero.com: Viviana Canosa se reencontró primero con su viejo amigo Angel de Brito, del que estaba distanciada, y luego con Jorge Rial.

Ayer fue un día que Viviana Canosa seguro no va a olvidar. A la salida de su programa de televisión se encontró con su "ex amigo" Angel de Brito, con quien mantenía una disputa más mediática que personal, desde marzo de 2010, cuando el periodista fue separado del programa de Canosa, y a partir de ahí quedó un viejo resquemor.

Pasó el tiempo y la primera vez que se habían vuelto a hablar fue en la entrega del Martín Fierro en el año 2011; ahí charlaron pero no hablaron de sus diferencias. A finales del año pasado, fue en la fiesta de CAPIT donde volvieron a verse y también hablaron casi con normalidad.

Pero fue hace una semana cuando Angel publicó en su twitter que Viviana se casaba a fin de año. Ante la sorpresa de la noticia, Canosa decidió levantar el teléfono para llamarlo, y además de charlar sobre  la noticia del futuro casamiento de la conductora, juntarse para limar las asperezas.

Se juntaron, lo que hablaron forma parte de la intimidad de ellos dos, y se reconciliaron, tan bien quedó la cosa que Angel se ofreció a llevarla a Canosa en el auto hasta Gardiner, donde tenía armada una comida con el equipo de su programa de televisión, con Diego Toni, productor general, a la cabeza.

Al llegar al lugar se produjo el otro encuentro de la noche, en el restaurant estaba Jorge Rial con su novia Mariana "Loly" Antoniale y otra amiga, al ingresar al lugar Viviana se acercó a la mesa junto a un compañero e inmediatamente Rial se paró y la abrazó afectuosamente, y le dijo "¿Te casas"? Ella sonrió y dijo "todavía no".

Viviana miró a la pareja y les dijo "se los ve muy bien juntos". Los dos "viejos rivales" volvieron a abrazarse y cada uno se retiró a su mesa, dando por terminada una pelea que llevaba una década, y casi la misma cantidad de años que estuvieron sin verse ni cruzarse en ningún lugar público.

Una noche, de la cual muchos presentes fueron testigos, quienes al ver el abrazo se quedaron mudos siguiendo la escena jamás pensada: Rial y Canosa abrazados, charlando como dos viejos conocidos que se vuelven a reencontrar.

Dejá tu comentario