Exclusivo: Mariana Nannis celosa de la fama de sus hijos

Personajes

Dicen que está furiosa al sentirse opacada por Charlotte Chantal. Como un culebrón de ricos y famosos, esta historia habla de celos y maldades en una familia "bien".

En los pasillos de Ideas del Sur se habla de una sola cosa: de los celos de Mariana Nannis al crecimiento mediático de sus hijos Alexander -recién llegado- y sobre todo Charlotte Chantal Caniggia.

Es así. Nannis está de atar con el "enamoramiento" de Tinelli por esta chica y ahora por su hermano, a quien trajeron corriendo de Marbella y esta misma noche presentan en el show con miras a hacerlo quedar como reemplazo del boxeador Sergio Maravilla Martínez en el Bailando.

En principio el arreglo es para esta noche por la nueva maratón gay que se prepara en la noche del Súper Martes.

Alexander Caniggia llegó muy temprano a Ezeiza y mostró claramente una personalidad bastante más decidida y segura que su gemela Charlotte. Tal vez en esa ingenuidad de la chica y verla en cierto modo "perdida", ahí estuvo la gracia para que Tinelli "le muestre el mundo de los pobres" y ganar en el contrapunto. Veremos si con el hermano es igual.

¿Qué -o mejor dicho quién- traba la negociación y pone miles de requisitos para que el chico arregle quedarse? Si, acertó! Su madre: Mariana Nannis.

Pensar que fue a ella a quien le ofrecieron bailar en un principio y ella no quiso, y así como por descarte entró Charlotte; que terminó siendo la figura, y ahora suman a su hermano.

En Ideas del sur pensaron entonces que Nannis pueda ser jurado de algún formato del programa para conformarla y tener a todos contentos. "No no, yo quiero algo más glamoroso que un jurado; no sé, preferiría la MTV, es más glamour" contestó la reina botinera madre al ser consultada si aceptaría sumarse a uno de los estrados calificatorios de la empresa.

Todos allí comentan que lo cierto es que la madre quedó opacada por la hija; todos hablan de Charlotte y no de Mariana; ahora se habla del mellizo y tampoco de Nannis, quien no deja de pedir cosas nuevas y complicar negociaciones para la incorporación fija de Alexander y mayor presencia de Charlotte.

Nannis creyó que su presencia era necesaria para que su hija se luzca, como interlocutora válida de Tinelli ante una nena tan callada; sin embargo cuando Charlotte bailó el regaetton en el programa grabado, la madre no estuvo y nadie lamentó su ausencia.

Todos deducen que las complicaciones contractuales y de requisitos por sus hijos surgen porque la Nanis está celosa y no esperaba que de repente, después de años de ostracismo en el exterior después de su explosión en los años 90, sean ahora sus hijos y no ella quienes acaparen la atención.

Sin dudas buscará facturar al máximo la "representación" de los menores, pero en el fondo, creen algunos, todo es excusa porque ella quedó a un costado del show.

Dejá tu comentario