Exclusivo: Susana harta de las traiciones

Personajes

La diva enfureció anoche cuando vio a su peinador estrella, Miguel Romano, en el estudio de Showmatch. Acepta que el peluquero peine a otras figuras pero se indignó de que se muestre en el programa de Tinelli.

Susana Giménez no dio crédito a lo que veían sus ojos y pegó uno de sus típicos alaridos al tiempo que dijo "Me muero!". No pensó tener vida para ver a su fiel colaborador, el peluquero Miguel Romano, en el mismísimo estudio de Showmatch.

Antes de viajar a Perú al festejo con el fotógrafo Mario Testino, la diva hizo un furioso zapping televisivo y quedó sorprendida al ver a su amigo Miguelito en el piso de Tinelli, su mayor enemigo televisivo, y a quien -por lo bajo- culpa de haber sido el detonante final de su ausencia en televisión, cuando contrató a su máxima figura Antonio Gasalla para su programa.

Tuvo que soportar la semana pasada que Moria Casán salga a decir que a ella "la echó Telefe" y no que dejó de hacer su ciclo por propia decisión. Aunque planea 4 especiales de los que se sabe poco y nada, la diva tiene tiempo libre y se sintió "traicionada" por uno de sus colaboradores más cercanos.

"Se llevan a todos", dijo Susana, quien también lamentó tiempo atrás no tener más a su productor ejecutivo favorito, Néstor Moyano, quien hoy está junto a Gasalla en el Bailando

En realidad el peluquero de las famosas estuvo en la gala de Showmatch invitado por Moria Casán, quien sabía que provocaba a Susana llevándolo, cosa que quiso hacer otros años pero que fue directamente imposible con Susana al aire. "El cóndor" peina también a Carmen Barbieri y a las Nannis, por lo que no pudo negarse a la invitación; pero se vio su cara de pocos amigos cuando la cámara lo enfocó: sabía que si Susana estaba viendo ardería Troya, y ardió.

Susana llamó a Miguelito a los gritos. Ella es la número 1 de este país y su peinador lo sabe como para aparecer justamente en Showmatch. La diva acepta que el coiffeur peine a otras mujeres importantes del espectáculo, pero que se lo enrostre al aire no le causó ninguna gracia.

"Estoy harta de traidores" habría sido la fulminante frase de Susana, que escuchó las explicaciones de Miguelito Romano y una vez hecha la catarsis, se calmó.

Dejá tu comentario