Ni dientes largos ni depilados: ahora la moda son los Megasexuales

Personajes

Una revista femenina que se dedica a estereotipar a la especie masculina encontró una nueva tendencia y lo ejemplificó con actores famosos: los megasexuales.

Hablamos de la moda de los dientes largos, de los ojos operados, de los depilados y de otra tendencias raras, locas, sueltas por el mundo de la estética en la farándula.

Los "metrosexuales" parecen haber quedado atrás y ahora se habla de "megasexuales" para definir  a los que buscan menos producción, a los que  que no dejan de cuidarse pero sin exagerar. Así los define la revista Para Tí esta semana, y busca ejemplos de famosos.

Se muestran al natural pero con un toque de distinción. Se dejan la barba y no se depilan más. A lo sumo se recortan un poco los pelos. La palabra "viril" -dice la nota de la revista- es la que busca revalorizar al "machote bien machote"; esos que cuidan su aspecto pero no pasan horas y horas en el gimnasio, en un punto medio entre los metrosexuales de antaño y los rústicos de más antaño todavía.

La publicación tomó el testimonio de la conductora Maju Lozano: "El metrosexual es un plomazo. A mí me gusta el machote, casi medio bestia, que te proteja. Cuando es tan bello me hace sospechar".

Entre los internacionales, nombran para este nuevo rubro a los actores Mark Ruffalo, Tom Hardy, David Beckham, que habría pasado de metrosexual a megasexual porque ya no está tan prolijito como antes, Javier Bardem, Hugh Jackman, George Clooney y Antonio Banderas.

La revista también consultó a Chiche Gelblung: "No creo mucho ese invento. Hay cuarenta tendencias y todas giran en torno al músculo y la transpiración, puro narcisismo; las euforias de la seducción se están apagando. A las mujeres les gusta más mirar culos que a los hombres", sintetiza el conductor.

Los famoso argentinos que entran en esta nueva categorización de tipos que son facheros y cuidadosos pero con un poco más de pinta de sucios y abandonados, son Luciano Castro, Juan Darthés y Gonzalo Heredia: elegantes, lindos, se permiten las arrugas en la ropa y en la piel y manejan perfectamente el arte de seducir. Se lookean y se cuidan pero al servicio de una imagen más natural y bien masculina, remata la nota de la revista. ¡Tomá!

Dejá tu comentario