Los looks más polémicos en la historia de los Premios Oscar

Personajes

Este domingo se celebrará una nueva edición de la ceremonia más importante para el mundo del cine. Recordá los vestuarios más extravagantes.

A horas de vivir una nueva entrega de los Premios Oscar, una de las secciones más esperadas por los espectadores es la famosa alfombra roja, donde todas las figuras muestran los looks que planearon para ese momento tan importante en el mundo del cine.

A lo largo de la historia, hay outfits que quedaron en la memoria de todos por ser tan extravagantes e insólitos. En esta oportunidad repasamos los atuendos más recordados en la historia de esta ceremonia.

  1. CHER

Una de las presentaciones más memorables fue cuando se presentó en los Oscar de 1986, con una pieza de Bob Mackie, esta creación constaba de cuatro piezas, una falda, un top, una chaqueta y un tocado para la cabeza que evocaban un pavo real.

Este excéntrico look se robó todas las miradas y muchos aplausos, aunque también muchas críticas por haberse saltado el código de etiqueta de los premios.

Cher, Oscar.jpg

2. Bjork

No es ninguna novedad que la cantante islandesa sorprende en cada presentación, no solo por su música, sino también por sus looks súper conceptuales. Para los Oscar del año 2000 la cantante llegó con una pieza muy fiel a su estilo, un vestido en forma de cisne, donde la parte del cuello del animal rodeaba el de la cantante.

Bjork.jpg

3. Angelina Jolie

Antes de aparecer en las red carpet con vestidos que mostraban sus piernas y con escotes que acaparaban miradas, tuvo algunos tropezones con su vestuario.

En el año 2000 asistió a los Oscar con un vestido totalmente negro que iba cerrado de hombros a pies, su beauty look con pelo negro, cejas sobrias y labios al natural le valieron muchas comparaciones con el personaje ficticio de The Addam’s Family, Morticia.

Angelina Jolie, Oscar.jpg

4. Lizzy Gardiner y Tim Chappel

La Academia año tras año solicita que se respete el código de vestimenta, desde invitados, hasta camarógrafos, y aunque la mayoría los cumple, otros tratan, y algunos se ponen más creativos con piezas que “cumplen” este requerimiento.

En el año 1994 Lizzy Gardiner acudió a la ceremonia en un vestido hecho de tarjetas de crédito doradas, mismas que eran unidas solo por horquillas del mismo tono, el complemento para este look fue una chalina que terminó el look monocromático; este incluso hacia juego con su estatuilla.

Lizzy Gardiner y Tim Chappel.jpg

Dejá tu comentario