La encargada de la revinculación del hijo de Vicky Xipolitakis con Naselli denuncó una alianza impropia con el juez

Personajes

La asistente social aseguró que no había intención por parte de Salvador de volver a tener contacto con su padre.

En medio del escándalo entre Vicky Xipolitakis y Javier Naselli, sobre la deuda millonaria del alquiler de departamento en donde vive el hijo de ambos, Salvador Uriel, en Nosotros a la Mañana habló Cristina, la asistente social encargada de colaborar en la revinculación entre el empresario y su hijo.

“Yo estuve a cargo del trabajo de revinculación entre Naselli y Salvador, es verdad que en este momento el juez me removió de la función. Fue una situación sumamente compleja y Vicky está viviendo lo que también viven otras mujeres que es este tipo de revinculaciones compulsivas, donde un juez ordena determinada persona (madre o padre) tiene que revincularse con un niño más allá si están dadas las condiciones por parte de ese niño, entonces para lograr esto hay una teoría, que es una teoría que no está abalada por la ciencia pero que sería hacer un borrón y cuenta nueva”, explicó Cristina.

“Cuando hay antecedentes de violencia, esto no lo inventé yo, esto está certificado en la causa por peritos, uno no puede hacer un borrón y cuenta nueva. Este momento científicamente se comprende que un niño que vive un contexto de violencia no es un mero espectador ni un testigo”, agregó la asistente social.

“¿Violencia de Naselli a Vicky o de Naselli al hijo?”, consultó Arie Wolman. “Violencia de Naselli a Vicky y dentro de ese contexto familiar de agresión y de violencia son considerados también víctimas. Porque un grito a ellos, va hostilidad a ellos… un niño no es ajeno no es ajeno a eso, por lo cual hay un antecedente complejo para hacer una revinculación cuando un niño ha vivido situaciones de este tipo”, respondió.

https://twitter.com/NosotrosElTrece/status/1429819621012561924

Al referirse a si hubo una verdadera intención de Naselli para recomponer el lazo con su hijo, la mujer no tuvo dudas: “Hubo más que voluntad, ciertos tipos de personalidades tienen una relación medio posesiva con sus hijos, entonces más que voluntad es una necesidad que parte de esta cuestión posesiva, y esto hace que los encuentros sean particulares”.

“Los encuentros se inscribieron en la pandemia, ósea no había nadie en la calle, había que llevar al chiquitito a la calle. Después para proteger un poco al niño, que tenía poco más de un año, se hicieron los encuentros en la casa. El niño nunca aceptó estos encuentros, era casi una tortura porque cuando llegaba el momento se prendía a su niñera, lloraba, quedaba con una sintomatología de miedos, escuchaba después el ascensor y lloraba. El niño manifestó toda una serie de mecanismos de defensa que daban cuenta que psíquicamente no estaba preparado para la situación”, agregó la asistente social.

“Ellos siempre se opusieron a mi intervención, ellos siempre quisieron una trabajadora social. Yo soy psicóloga, tengo 25 años de profesión y suficientes recursos para poder hacer una lectura más compleja de la situación que se está viviendo. Llegamos a tener encuentros 3 veces por semana, una hora y media. Vicky tenía que abandonar el edificio cuando yo llegaba porque por una orden de restricción ella y Naselli no se pueden encontrar. Quedábamos la niñera y yo a cargo del espacio que se generaba entre yo y Naselli”, cerró la mujer.

Respecto a la decisión judicial de removerla de su puesto, Cristina denunció una complicidad entre Naselli y el juez a cargo del caso. “Estamos ante un juez que no actuó así en otras causas, pero en esta causa acepta y actúa exactamente en función a lo que Naselli y su parte defensora piden”. “Es muy grave lo que estoy diciendo, está pasando con más de un juzgado donde se desestima lo que dice una parte, generalmente de la parte de la madre”.

Dejá tu comentario