Santiago Maratea sufrió un robo en Barcelona y tuvo que dormir en la calle: "Fue horrible"

El instagramer dejó la cartera adentro de un local y cuando regresó a buscarla ya no estaba. Perdió todas las tarjetas, el efectivo y la llame de su alojamiento.

Santiago Maratea sufrió el robo de su cartera en Barcelona y como adentro del bolso tenía las llaves del alojamiento, nunca pudo regresar a lugar y tuvo que dormir en la calle.

Según contó en Instagram, entró a un local de Dolce & Gabbana para comprarse una bermuda, pero tuvo que salir a la calle para llamar a la empresa de tarjeta de crédito para que le autoricen la compra. Cuando regresó al local para hacer el pago, se dio cuenta que ya no estaba su cartera. Adentro del bolso tenía todas las tarjetas, efectivo y las llaves del alojamiento, por lo que solo le quedó el celular.

“¡Buen día, culeaos! Como verán, 8 de la mañana, caminando en cuero por Barcelona, con una bolsa. Una noche de mierda. Todo arrancó ayer por la tarde. Estaba caminando por una avenida cheta que hay acá en Barcelona. Venía muy tranquilo, paso por Dolce & Gabbana, veo una bermuda que me gusta. Digo: ‘Me meto y me la pruebo’. Y me quedaba increíble, entonces digo: ‘Me la compro’. Paso la tarjeta y la tarjeta me rebota como diciendo: ‘¿Quién sos? ¿Antonela Roccuzzo?’”, contó con humor.

Embed

“Salgo un toque para llamar al banco y preguntar: ‘Che, ¿estoy flasheando o es que me tienen que autorizar?’. Me siento un toque en la calle y cuando vuelvo a entrar y a pagar, finalmente, me doy cuenta de que no tengo mi carterita... ¿Ubican mi cartera? La de Travis Scott, que es como una cajita feliz marrón. La perdí o, como se dice en la Argentina, me la robaron, porque viste que uno siempre echa la culpa a que le robaron”, agregó.

Lo peor es que días atás ya había perdido dos tarjetas de crédito y le habían mandado otras dos de urgencia. "También perdí las de urgencia y estoy en bochas, ahora. Y también perdí las llaves del Airbnb. Entonces llamo al teléfono de emergencia que me habían dado y no me atendió nadie en toda la noche... y dormí en la calle”, comentó.

“En realidad, no dormí en la calle, porque nunca dormí. Pero estuve en la calle llamando a esta piba toda la noche: 2 de la mañana, 3 de la mañana, 4 de la mañana... sentado en la calle, con el culo cuadrado, con un malhumor”, describió más adelante. “Tampoco tenía tabaco, porque estaba en la cartera... No tenía plata, no podía comprar nada, no podía hacer nada. Fue horrible”, continuó.

Finalmente, a las 10 de la mañana, la dueña del departamento se comunicó con él y pudo brindarle el alojamiento.

Dejá tu comentario