El día que Alberto Ferriols resistió un robo a los tiros

En 2016 fue víctima de un asalto con una breve toma de rehnes que disipó con una de sus armas.

El cirujano plástico Alberto Ferriols, ex marido de la fallecida actriz Beatriz Salomón, fue detenido hoy en el marco de una causa por amenazas y hostigamiento hacia su hija de 18 años, tras dos allanamientos simultáneos en su casa y en su consultorio, donde se le secuestraron más de diez pistolas y revólveres, una escopeta, cuchillos, una picana eléctrica y hasta un nunchaku.

No es la primera vez que el médico es involuchado en un hecho policial. En octubre de 2016 resistió un asalto a los tiros en su consultorio del barrio porteño de Villa Lugano mientras atendía a una paciente.

Ferriols, a través de la red social Facebook, relató el hecho.

El intento de asalto se registró en la calle Saráchaga al 5200, cuando el médico le abría la puerta a una paciente, identificada como Belén Licropani, y en ese momento ingresó el delincuente, según las fuentes.

Ferriols pudo tomar su pistola Glock 40 que tenía en una habitación, mientras el ladrón le apuntaba con un revólver. “Ayer a las 20 (por el viernes) vino una paciente a buscar unos análisis, a casa, ya que vive a dos cuadras. Toco la puerta de la reja. La cierro y ahí aparece un joven que me apunta a la cabeza y pide que le abra. Me tiro al piso y me arrastró hasta la puerta”, contó el cirujano.

Luego agregó: “Entro, corro hasta la habitación, tomo una pistola reglamentaria. Para esto ya había entrado y (el ladrón) tomó de rehén a la paciente. Me sigue me encuentra me dispara dos veces a la cabeza y no le salen los tiros. Yo tiro una ráfaga, no para matarlo, sino para asustarlo. Se asusta y huye”.

Luego, el médico dijo sentirse “triste por la situación, por este joven delincuente y por la paciente” y luego agradeció a Dios estar vivo.

Este viernes, en la vivienda de aquel incidente hallaron seis pistolas, tres revólveres, una escopeta semiautomática, un pistolón y un revólver de aire comprimido, además de 65 cartuchos de bala calibre .22 (seis de ellos con punta hueca).

Los efectivos también hallaron 36 cartuchos de escopeta calibre 12/70, seis cartuchos de bala calibre 58x7; 141 cartuchos de bala calibre .40 S&W; 49 cartuchos de bala calibre 357 Magnum (5 de ellos con punta hueca); una picana eléctrica, dos esposas, dos cargadores extendidos y una culata de Glock, un cargador rápido calibre 357, dos apuntadores láser, cinco cuchillos tácticos y cuatro navajas.

Las fuentes añadieron que todo el armamento no tenía la debida autorización legal de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC).

Embed
Sumate al canal de Telegram de minutouno.com

Dejá tu comentario