Escándalo por una cámara oculta de "CQC" con un cura y un chico

Alguien de la producción entró a un hotel vestido de cura y pretendía alojarse con un chico de 8 años.
Era todo mentira, pero igual fue denunciado por el conserje.

Si la idea de la producción del programa “Caiga quien caiga” era averiguar como era la reacción de un conserje de hotel al ver llegar a un sacerdote y un niño para alojarse en una habitación, lo comprobaron. Y no hubo disculpas posibles ante la policía, que intervino en el caso.

La polémica estalló a raíz de una cámara oculta del programa de la mosca, en la que un hombre disfrazado de sacerdote llegó de la mano de un chico de unos ocho años al Hotel Europeo, ubicado en San Luis al 1300, en el centro de Rosario.

El actor pidió una habitación matrimonial y preservativos, y aseguró que pagaría “el Arzobispado”, según informó el canal santafesino Cadena 3. Además, el hombre se dirigió al chico frente al conserje del establecimiento: “Esto va a ser como una noche de bodas, ya te voy a mostrar”, habría dicho.

Tal comportamiento logró que uno de los empleados del hotel mordiera el anzuelo, e hiciera algo al respecto: llamó a la policía local y al 102, el centro de defensa infantil. El código penal estipula una condena de 10 días de cárcel para el actor que interpretó la escena.


 


“La idea no era generar una noticia falsa, sino comprobar la reacción de los dueños o los conserjes de los hoteles cuando se presenta una situación de este tipo", explicó al diario La Nación el productor ejecutivo Ernesto Cune, de Eyeworks-Cuatro Cabezas, la productora de “CQC”.

“No pensamos que iba a repercutir de este modo, como una noticia policial. Es más, en Buenos Aires lo hicimos antes que en Rosario y no trascendió”, explicó Cune.

Por su parte, el comisario Rubén D´Agostino, de la Comisaría 2da de Rosario, contó al canal santafesino que desde la producción del programa intentaron rectificar lo sucedido: “Vinieron acá a pedir disculpas, que no le podíamos dar porque ya habíamos movido todo un aparato judicial”, señaló.

Mientras tanto, el conserje del hotel declaró a Cadena 3 que, desde su perspectiva, las cosas se habían visto muy diferente: “Para mí era una situación real, entraron abrazados y hacían comentarios de índole sexual”.

“Me siento mal porque pese a que se supo de que se trataba para mí fueron dos días de angustia", señaló Alberto Bruno, empleado del Hotel Europeo. “No me parece apropiado que hayan usado a una criatura de 8 años para esto”, opinó el hombre.

“Entiendo que el informe apunte a una concientización de las empresas para que prevengan estos casos”, convino Bruno, y agregó el dato de que “en sólo dos hoteles le negaron el acceso a la habitación y eso las empresas deberían cambiarlo”.

Dejá tu comentario