Graciela Borges: "Con Cecilio Flematti me permito el abrazo erótico"

TVO

Exclusivo de RatingCero.com. A ocho meses del inicio de una relación que prefiere no rotular, la actriz se confiesa y habla de todo, hasta de los celos del periodista que la conquistó.

"No creo en las edades" dice Graciela Borges y a eso se refiere cuando habla de amor. Sus relaciones han sido largas y de todas le han quedado grandes recuerdos. Pese a la diferencia -que para ella no pesa- con el periodista Cecilio Flematti, de 38 años, la relación continúa.

Ella se niega a ponerle un rótulo pero reconoce que se ven "una vez por semana o cada diez días" pero lamenta que no puedan hablar más por teléfono, cosa que ella adora. "Le gusta mandar mensajes de texto" pero ella no es amiga de enviarlos; prefiere la charla amable.

En diálogo con RatingCero.com la gran diva del cine argentino confiesa que le lleva muchísimo tiempo enamorarse y así ha sido siempre, pero no le cierra la puerta al conductor de radio y televisión que la conquistó cuando le mandó el primer mensaje -el año pasado- diciéndole "me encantás".

Desde entonces no han dejado de verse, Cecilio conoció al hijo de Graciela, Juan Cruz Bordeau, y ella ha hablado con los padres de él, compartieron algún viaje breve y así van: "Siempre me han conquistado, a veces soy un poco inaccesible, no parezco lo que represento", se confiesa.

"Con Cecilio tengo lo que según decía Abadi, debe tener una relación, que son tres cosas: hablar, reírse mucho, y el abrazo erótico", nos dijo.


Sin embargo Graciela cuenta a su entorno que el muchacho parece ser bastante celoso: le molesta su cercanía con el actor Martín Bossi, y tampoco le gustaron las recientes declaraciones de un ex de ella, el jugador Marcos "Anguila" Gutiérrez, quien en un programa de televisión dijo que "Graciela es una de las mujeres que mas me enseñó en la vida".

Aunque la reconoce como una relación "leve" y sin ataduras, lo cierto es que a ocho meses de aquel primer mensaje, Graciela Borges y Cecilio Flematti continúan escribiendo su particular historia.

Dejá tu comentario