Moria Casán: "Garbellano jamás me hizo daño, él es otra víctima de todo ésto"

TVO

Esta noche en un reportaje televisivo Moria Casán elogió a la Presidente, apoyó a Garbellano en la causa de las joyas y dijo "Jamás voy a ir presa"; y se refirió al beso con su hija.

"Sáquense de la cabeza que voy a ir presa, a la cárcel no voy a ir, no tengo miedo de ir presa" enfatizó esta noche Moria Casán sobre su situación judicial, y negó que su reciente apoyo público a la eventual re reelección de Cristina Fernández de Kirchner esté relacionado con su presente.

"He sido crítica feroz en el comienzo de este gobierno. A mí me atomizó la oposición. Si no tengo a quien votar.. Me interesa que el poder lo tenga una mujer. Considero que algunas cosas están bien y otras por mejorar. Todo lo que viene luego rompe lo que hizo lo anterior, siempre empezamos de cero. Me convencieron del modelo. Yo no voto en blanco. Chapeau a la persona que me deje sin oposición. Me llenaron la cabeza o como quieran llamarlo. Resisto archivo. Hubo un momento en que cerraba el coche con vidrio polarizado pero maduré. No vivo en un tupper", afirmó Moria.

"La presidenta está mimetizada conmigo; yo no puedo salir del país y cada vez hay más restricciones", ironizó en el programa La Cornisa, con Luis Majul.

El otro tema fue la polémica desatada por el beso con su hija Sofía Gala en la obra "Tres mitades" de José María Muscari:

"La verdad es que yo no puedo creer que ese beso arme lío, soy una mujer madura, tengo más de cuarenta años en un escenario, estoy haciendo ficción y da la causalidad que mi hija es la otra actriz. La obra es una obra realista, que habla del poliamor. Un beso descontextuado es lo de menos. ¿Cuál es el problema de darle un beso a tu hija con amor? Está en la mente perversa de los demás.

A mí me cuesta amar a una persona, no podría amar a dos. En una escena en la que estamos tocándonos los tres, es un momento de gran soledad. Mi nieta tal vez tenga la cabeza maravillosa como tienen todos los niños, una cosa es que me vea en un teatro de revistas y otra es que me vea besando a su mamá. La niña no va a ir. Un chico de cuatro años no va a ir a ver ese texto.

Cuando trabajaba con mi hija me sentía angustiada. Yo hago las cosas por pasión; no para impactar ni esperar resultados, hago lo que siento, lo que me surge. Cuando vos las hacés así, funciona. El transgresor es el público. Esta obra jode porque se presta al debate, porque a la gente no le gusta que le digan la verdad", enfatizó Casán.

Finalmente Moria habló de Garbellano: "El jamás me hizo daño; es un provocador que dice cosas; yo estoy rodeada de adictos pero adictos a la vida. El es otra víctima de lo que pasó. Me da lo mismo lo que él diga de mi entorno".

El reportaje a Moria Casán tuvo un piso de 1,9 puntos y picos de 3, pero perdía frente a Impacto 9.

Dejá tu comentario