Sin escala: Julieta Puente, del detrás de Showmatch a la pista de "La Academia"

TVO

En diálogo con este medio, la influencer y periodista reflexiona sobre su llegada a uno de los programas más populares de la televisión.

Durante tres años, Julieta Puente trabajó para la maquinaria Showmatch pero desde afuera de los grandes reflectores: coberturas que terminaban pasadas las 2 de la mañana y viandas en la mochila fueron de la partida en esa época. En un momento dio un golpe de timón, dejó su labor periodística y se avocó a desarrollar su costado de influencer fitness, decisión que le trajo dividendos: sus “Cardios de la felicidad” tienen miles de espectadores en Instagram, donde tiene más de medio millón de seguidores.

Y como si se tratara de un cuento de Borges, esta inesperada popularidad le abrió la posibilidad de volver a Showmatch pero desde el rol que siempre quiso: como una de las participantes del nuevo formato “La Academia”. En diálogo con RatingCero.com, Puente reflexiona sobre su historia, que va desde problemas alimenticios que tuvo en su adolescencia a su llegada a uno de los programas más populares de la televisión.

¿Qué te genera pasar de hacer el detrás de escena de Showmatch a pasar al frente como participante?

- Es re fuerte. Trabajé tres años haciendo notas a todos los participantes, a Marcelo (Tinelli), a todos. Hasta viajé con ellos. Fui parte del equipo esos tres años, pero siempre detrás de cámara. De hecho, muchas noches había tantos invitados que no podía quedarme en el piso. Entonces me quedaba hasta las dos de la mañana viendo el programa de muy atrás. Es re fuerte pasar a estar del otro lado. Siento que lo desee siempre y cada vez que estaba detrás de cámara me imaginaba como sería estar adelante y sentía que mi lugar era ese, pero no me imaginé que iba a ser realidad, ni de casualidad. No veía la manera. El año pasado empecé a hacer algo totalmente distinto. Esto va a ser un desafío enorme.

Embed

Tu perfil dista del de otros personajes de Showmatch: ¿cómo te ves afrontando una potencial pelea mediática con otro participante o alguien del jurado?

- Mi perfil claramente es distinto al de los demás. Siempre me tocó cubrir, seguir a los personajes, pincharlos a todos para que se sigan peleando. Pero me siento ajena a eso, me siento distinta. Yo soy más alegre, divertida. Soy muy autocrítica y me río mucho de mí misma. Estoy yendo a divertirme, a que la gente se divierta conmigo, y a competir conmigo. Los demás, que se hagan la suya. Tengo la mejor con todos porque a todos les hice notas. Con algunos compartí temporadas enteras. Para que haya una pelea tiene que haber dos personas y no voy a entrar en esa.

¿Qué expectativas tenés con tu participación en La Academia?

- Tengo expectativa cero. Siempre que las tuve termina saliendo cualquier cosa. Decidí disfrutar el momento. Estoy feliz, muy agradecida. Disfrutando cada ensayo creo que como nadie. Ninguno debe estar disfrutando tanto como yo. Quiero ir a divertirme. Quiero que Marcelo haga muchos burpees. Quiero que todos se muevan, todos se entrenen. Cuando entro yo tiene que haber buena energía. Eso es clave para mí.

Tenés miles de seguidores en redes y has participado en muchos programas, pero Showmatch tiene otra escala y vos tenés una historia que parte del público no conoce: ¿pensás usar la pista para dejar un mensaje?

- En redes tengo un público muy fuerte. En cada “Cardio de la felicidad” que hago tengo siete mil celulares conectados, en cuarentena estricta eran muchos más. Pero obviamente hay mucha gente que es público del programa y no me conoce. Desde ya, mi mensaje es siempre el de motivar que la gente se mueva, entrene. No por el hecho de ir al gimnasio para tener buen físico. Eso no me importa. En cuarentena, logré que gente cambie sus hábitos y por consecuencia cambie su vida. Me parece fundamental que la gente se levante de la cama y se anime a entrenar. Por eso los entrenamientos que hago son gratuitos, tres veces por semana para que la gente lo intente sin excusas. Y ese es mi mensaje y mi objetivo.

Dejá tu comentario