Vida mágica

Luli Fernández aclaró los tantos: ella no es una "Botinera", es una hada digna de un cuento.

Que las hay, las hay, pero la modelo Luli Fernández dejó muy en claro que ella no es una "botinera", sino como la protagonista de un cuento de hadas. "A diferencia de lo que muchos creen, hay que ser bastante inteligente para subsistir en un medio tan cruel y poder trascender el hecho de ser una chica linda. Somos tocadas por una varita mágica las que podemos hacer realidad nuestros sueños", sostuvo la morocha.


 


Fernández vive el cuento que ella misma escribe, y lo hace al lado del jugador de Boca Pablo Mouche, "una persona maravillosa", como ella lo define. "El rótulo de 'botinera' está apuntado a las chicas que despegan o subsisten por el dinero de sus parejas", explicó Fernández a la revista Caras. Y la modelo no es de esas chicas. Ella empezó su carrera a los 14 años y hoy cosecha su propio éxito: "Yo no necesito el dinero de mi novio. Me gané todo lo que tengo a nivel material".

Dejá tu comentario